Daniel H. Guasti: Villa Urquiza Tango

18

 “Villa Urquiza Tango”

           a mi hija Daniela A Guasti (vecina de V. Urquiza)
           a mi querida tía “Chita” Malaspina  

Cae la tarde y las calles se pintan de cobre,
y en la esquina de la estación se esconde el sol.
Villa Urquiza , capital del tango danzante,
y en lo «de Dupláa” tu imposible amor.
La iglesia del Carmen al rescate en la oración,
les besa las manos a los que sufren sus pesares.
En este barrio el “dos por cuatro “ es una ley inexcusable
y se dibuja en las paredes su último adiós

Por la calle Monroe es rara la procesión,
donde las musas andantes pierden el rastro,
Deschavan por la calle Echeverría su paso,
y la milonga le canta la prenda del fracaso,
y jura en la congoja de una mujer sin destino.
Teatro 25 de Mayo donde cantaron Gardel y Razzano.
destila estrellas de su frente Barroco.
Los duendes melancólicos quiebran sus codos,
desapareciendo en diminutas chispitas de oro.

Este barrio respira Tango, murmura Tango,
tuvo un estilo y un pasado valioso.
Nunca se truncó la bohemia en el absurdo,
nunca tuvo su “espiante” su sello de suburbio.
Yo siempre comulgo con su resabio de ritmo binario,
flotando en el aire de Juramento y Triunvirato.
Todos mis dolores se fugaron si recato,
porque en Villa Urquiza nadie les ha hecho caso.

Cayeron “suerte” todas sus historias de antaño,
siempre una mujer nombra mi nombre olvidao.
Y en un callejón apartado el furor masticado,
una “Pulpo No.5”  picando en el asfalto.
Un niño la volea al cielo como una paloma,
y otro mansamente la “duerme” en el club “Pinocho”..
Hasta sus veredas están profundamente implicadas,
con un romance y la bohemia de sus bares estoicos.

Este barrio espanta a las sombras oscuras,
y con mucho entusiasmo les propone una Luna de plata.
La cálida milonga ha de pisarles las patas,
a los que se esmeren por caminar por la cuerda.
En este barrio los códigos ganaran la carrera,
y  las indecencias maulas terminarán en las cloacas.
Villa Urquiza  bendiciendo a los que bailan,
con su estilo “apisonado” y un “fueye” bien “taura»,
Veo en las sombras la silueta de los que “mandan”,
en el “paso” de una milonga bien “picada”.