Daniel Guasti: CABALLITO (tango)

26

CABALLITO

(tango) Daniel H. Guasti

Lento encanto de un barrio loco,

herido, y atravesado por un tango,

Ruinas que se fugaron en llanto,

y fueron reconstruidas en misterios.



Capital naciente del “rock nacional”,

manantial de una clase media sufriente,

El verde apacible del parque Rivadavia,

donde el sol se esconde en la noche.



Preciosas melodías cantantes se desangran,

en un laberinto de tejados ausentes,

Barrio viviente de innegables,

donde nació “Sui Generis”.



José MMoreno y Rivadavia,

hermosas niñas en delantal,

Bulliciosas veredas comerciales,

dos amantes que se acaban de besar.



Escuelas natural de musas vivientes,

“Palo” Pandolfo con una “stratocaster”

El “verde” acaba de ganar,

el rugby se estremece con un “try”.



Caballito, próceres de un tango triste,

siempre habrá alguien que te nombre,

Brilla en el corazón de Buenos Aires,

y si alguien te ignora, miente.



Charly, Nito, Hilda,”Dámaso Centeno”,

Ferro y el “polaco”, en los carnavales porteños,

Club Italiano, malabares, teatro callejero,

noches alunadas con un “fuelle” sin remedio.



Horacio Molina, en un bar de la esquina,

toca su guitarra y la hace hablar.

Explotan los sueños en un colegio católico,
y un Santo se puso a bailar.



A veces cuando a mis angustias yo interpelo,

siento una rara razón de existir.

En Caballito un ejército de azaleas me abofetean,

y me mata una rosa militante, al amanecer.