Cristina Suárez – Caminito

34
Caminito
Caminito

Caminito es simplemente “una calle”, pero una calle muy particular, en ella se asoman balcones o terrazas con ropas tendidas al sol.

Una tapia baja sirve de soporte de los bajorrelieves, cerámicos, murales y por detrás de ella se ven los fondos de las casas, con sus chapas y maderas pintadas con estridentes colores y esa escalera caracol angosta que le da una característica muy personal al barrio de La Boca.

Caminito no nació como calle, en una época fue un desvío del Ferrocarril Sur, (actual Ferrocarril Roca), pero con el tiempo cayó en desuso y esa vía muerta se cubrió de yuyos y tierra pasando a ser “un caminito” “un atajo”, por donde se cortaba distancia.

Por allí transitaba el creador del tango “Caminito”, Juan de Dios Filiberto y a su muerte una manera de rendirle homenaje, fue ponerle a esa calle el nombre del tango que él escribió. Su amigo, el pintor Benito Quinquela Martín fue el que dio la iniciativa y la Municipalidad se hizo eco de la propuesta invitando a embellecerla a todos los artistas del barrio.. Los escultores aportaron sus estatuas, los pintores pintaron murales en la baja tapia, colocaron cerámicos con estampas alusivas , los vecinos se sumaron con la pulcritud de sus viviendas y la calle se convirtió en museo y no faltó el teatro al aire libre que brindaba Cecilio Madanes, con obras alusivas de las comunidades que habitaban los conventillos y como escenografía utilizó las viviendas que rodeaban al teatro y los legítimos dueños de las casas la usaban como platea para ver las obras que allí se daban.

Hoy Caminito es una calle recorrida por turistas, una feria callejera, los conventillos se han convertido en atelier de pintores, algunos en casas regionales que ofrecen a los turistas ropa y artículos de cuero y lana. También está el tango, donde varias parejas acompañadas de guitarras y bandoneón ofrecen el típico baile porteño e invitan a los espectadores a bailarlo.

Caminito
Caminito

No faltan los bares, donde los visitantes hacen un alto a la ribera del Riachuelo para tomar algo y escuchar a los cantores y músicos de nuestra música ciudadana. Hoy se ha convertido en la parada obligatoria de los tours turísticos y sigue siendo un lugar pintoresco de la querida Buenos Aires.


Algunos datos son extraídos del libro “Buenos Aires es así” de Lily Benmayor

Cristina Suárez email