Constitución: Edificios, Teatros, Cines, Construcciones, Cementerios, etc.

106
Teatro Variedades
Teatro Variedades

Estación Constitución: «… fue reedificada como cuatro veces. La primera, que combinaba rasgos neoclásicos y renacentistas (1864), fue parcialmente demolida para ser reemplazada en la década del 80 por un nuevo edificio en estilo ecléctico neorrenacentista y para principios de siglo XX por otro con características afrancesadas, con techos de mansarda y cúpula central, con una imagen que aún persiste sobre la calle Brasil con frente a la Plaza. Pero hacia la esquina con la avenida General Hornos aparece inconcluso otro edificio de escala monumental construido a partir de 1925 que remeda, vaya a saber por qué asunto, la grandiosidad grecorromana. El contraste es aún mayor cuando ingresamos a su gran hall, un espacio con una bóveda de cañón corrido de 25 metros de alto (casi 9 pisos), inspirada nada más y nada menos que en las termas romanas.». Fuente: www.diasdehistoria.com.ar

Ex Diario Crítica: calle Salta 1919, barrio Constitución. – 23/06/2005 Nelda Natalí nos envía información: El director del diario Crítica fue Natalio Botana ; en sus páginas participaron escritores y periodistas importantes como Roberto Arlt, Enrique González Tuñón y su hermano, Jorge Luis Borges, Ulises Petit de Murat, Florencio Escardó, Nicolás Olivari entre otros. El diario publicó el suplemento literario cultural Revista Multicolor, cuyos directores fueron Jorge Luis Borges y Ulises Petit de Murat; dónde aparecen la mayoría de los textos que luego integrarían “Historia Universal de la Infamia” Es también en el diario Crítica dónde apareció por primera vez Patoruzú de Dante Quinterno. La obra edilicia del diario Crítica “ representó otro ejemplo del art déco al racionalismo” “ Destaca en su fachada de simetría axial y basamento el balcón central con gran ventanal flanqueado por robustas estatuas..” . “ La decoración del hall del directorio remite a inspiraciones precolombinas…”. “ La terminación del edificio era realmente suntuaria con la aplicación de mármoles variados, un diseño lumínico esmerado al igual que su carpintería y equipamiento”. ( Actualmente funciona en el edificio de Crítica el Centro de Formación Profesional para técnicos cinematográficos, depende de S.I.C.A.)

Instituto Vocacional de Arte Lavarden:  que depende de la Municipalidad y forma a actores y actrices, en Garay y Solís. Este Instituto nació en 1913, con el nombre de Teatro Municipal Infantil, y en 1928 se organizó como Instituto de Teatro Infantil Manuel José de Labardén. En 1958 se incorporaron los departamentos de artes plásticas y música, y continuó su tarea bajo la denominación de Instituto Vocacional de Arte Infantil. Se trataba de un proyecto experimental y renovador en la enseñanza artística: una política educativa que desde entonces se aplica atendiendo a la perspectiva teórica y pedagógica de la “Educación por el Arte”: una singular herramienta para garantizar el desarrollo personal de cada niño y de cada niña, más allá de los resultados. A partir de 1976, durante la dictadura militar, comenzaron a funcionar jardines de infantes en Pío Collivadino y en Parque Chacabuco, generando un espacio de libertad en tiempos oscuros. En 1995 esta experiencia adquirió marco legal y se diagramó formalmente la estructura curricular del Jardín de Infantes, convirtiéndose en la primera institución del sistema en Educación por el Arte incorporada a la enseñanza formal. El Instituto Vocacional de Arte recupera su nombre fundacional, “Manuel José de Labardén” en julio de 2001, a partir de la restauración de su tradicional edificio de la calle Garay.

La Santa Casa de EjerciciosAv. Independencia 1190, Constitución. En Constitución, se encuentra uno de los pocos testimonios de la arquitectura colonial que quedan en pie en la Ciudad: la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, cuyo origen data del año 1794, y aprobada su edificación «con el fin de brindar ejercicios espirituales al público». Su fundadora fue Sor María Antonia Paz y Figueroa, una santiagueña de noble cuna que se consagró a la vida religiosa a la edad de 15 años. Con el correr de los años se la conoció como Mamá Antula. Sor María Antonia formó la Comunidad de las Hermanas del Divino Salvador, quienes todavía manejan la Casa. Además de la práctica de ejercicios espirituales, la escuela daba educación a las niñas pobres, albergue a los huérfanos y tenía un taller de costura. En una época, también tuvo que habilitar un reformatorio para mujeres reclusas que eran enviadas por los jueces. Entre los «personajes» que se retiraron en esos claustros se cuenta Mariquita Sánchez de Thompson, en cuya casa se entonara por primera vez nuestro Himno Nacional. La historia nos cuenta que entre los ilustres que por allí pasaron en busca de sosiego y tranquilidad están: el General Manuel Belgrano y don Bernardino Rivadavia primer Presidente de los argentinos. A pesar que el edificio fue modificado en el año 1899, todavía se puede apreciar su encanto colonial original: el patio del aljibe, el viejo reloj de sol, la Capilla, las galerías, las cruces de madera y el mobiliario antiguo se conservan tal y como eran. El 7 de marzo de 1799 a los 69 años, fallecía en la Ciudad de Buenos Aires nuestra Madre la Venerable Sierva de Dios María Antonia de San José. Respetables y conocidos residentes de la Ciudad que estuvieron presentes en los últimos momentos de Mamá Antula dejaron por escrito un acontecimiento prodigioso que ocurre en el momento que la Madre exala el último suspiro: «en ese mismo instante, toda la celda se ve invadida por un aroma a rosas y violetas las cuales no había en toda la casa y de su cuerpo se elevó hacia el cielo una extraña esfera dorada la cual era de gran hermosura y lejos de asustar a los que ahí se encontraban, fueron invadidos por una paz y sosiego que jamás volvieron a experimentar en vida». La Santa Casa fue declarada Patrimonio Histórico. Cada tercer Domingo de cada mes a partir de las 15 hs, la Santa Casa abre sus puertas a todos los que deseen conocer la historia civil y religiosa de nuestro país. Informes: 4304-0984/4305-4618.

Academia Porteña del Lunfardo: sita en Estados Unidos 1379. La Academia Porteña del Lunfardo es una institución privada sin fines de lucro, cuyo objetivo primordial es la investigación lingüística, y en particular el estudio de la evolución del habla coloquial de Buenos Aires y de otras ciudades argentinas. Sus fines se extienden, además, al estudio, valorización y difusión de todos los aspectos que conforman la cultura popular de Buenos Aires, que son –aparte del lenguaje– la música, el canto, la literatura, la historia, la arquitectura y el arte porteños. Fue fundada el 21 de diciembre de 1962; la iniciativa partió de José Gobello, Nicolás Olivari y Amaro Villanueva. El mismo Gobello, acompañado por Luis Soler Cañas y León Benarós, convirtió esos propósitos en realidad al convocar a un grupo de escritores y periodistas para considerar la creación de un instituto destinado al estudio del habla popular. Durante sus primeros años, la Academia desarrolló sus actividades en un pequeño departamento de la calle Lavalle. Allí comenzó a organizarse la biblioteca, bajo la dirección de don Enrique Ricardo Del Valle, quien no tardó en ocupar un sillón académico. Al cumplir sus bodas de plata, en 1987, la institución pudo inaugurar una sede más amplia en la calle Estados Unidos 1379, gracias a la generosidad de amigos y benefactores. Allí funcionan actualmente la secretaría, el salón de actos y la biblioteca

Teatro «Variedades»: Ubicado frente a Plaza Constitución en una pequeña manzana comprendida entre las calles Salta, Avenida Garay y el Pasaje Ciudadela, tenia su entrada principal por Lima 615/19. Con la particularidad de ser el único teatro exento de la ciudad Junto con el «nuevo Teatro Colon». Fue construido por el arquitecto Carlos Nordmann por encargo de Ana Irazusta de Santamarina. Se inauguró el 11 de Mayo de 1909. El teatro fue demolido en 1961, dando lugar al edificio, que se encuentra actualmente.

Teatro «Solís«: fue un teatro famoso al que sólo por unos años y en su homenaje se llamó «Francisco Canaro», luego volvió a llamarse como entonces y se convirtió en cine.