La casa de Castagnino, una casa con historia por Mabel Crego

70

El barrio de San Telmo tiene esas callecitas estrechas y adoquinadas que invitan a la nostalgia de tiempos pasados.

La calle Balcarce con  perfil colonial en sus fachadas, donde aún existen patios con aljibes, enredaderas, parrales y macetas con malvones al mejor estilo andaluz, nos transportan en el tiempo.

Me detengo frente a una antigua casa, con frente rosado y calculo que en su estado original, como si tres siglos de historia no la opacaran, leo en la placa al frente que dice: “Casa de Castagnino”.

Esta casa data de fines de siglo XVII, funcionó como Central de Correos en la época de Rosas, luego formó parte de la primera Capitanía de Puertos.

Luego de la terrible epidemia de fiebre amarilla en el año 1871, se transformó en inquilinato, hasta que en  1960 fue comprada por el renombrado pintor plástico Juan Carlos Castagnino. Él vivió en la casa y organizó su atelier en los altos sin modificar su estructura, respetando los materiales originales de la construcción, como el barro, cal y ladrillos.

Martín Fierro, por CastagninoLa curiosidad me atrapa y  atravieso el antiguo portón de entrada, todo el pasado se corporiza en un maravilloso jardín colorido, sembrado aquí y allá por esculturas del artista. La sombra de una vieja higuera filtra los rayos del sol, que ilumina dos grandes patios plagados de macetones floridos, a los que se abren casi veinte habitaciones. En lo alto, casi 8 metros de altura desde la vereda, se yergue altanero un mirador,  que orientado hacia el este, brindaba a sus antiguos moradores una panorámica vista hacia el Río de la Plata, ya que sus aguas llegaban en esa época hasta la actual Av. Paseo Colón.

Enamorado de la casa y sobre todo del barrio de San Telmo, Castagnino adquiere la propiedad, seguramente este lugar le sirvió de inspiración para plasmar una serie de ilustraciones para la mas encumbrada obra de la literatura gauchesca argentina, el poema “Martín Fierro” escrita por José Hernández. 

También formó parte del equipo de muralistas integrado por Lino Spilimbergo, Antonio Berni, Demetrio Urruchúa y Manuel Colmeiro realizando los frescos de la hermosa cúpula de Galerías Pacífico.

Entre sus trabajos como muralista encontramos “fresco de Obreros y Campesinos”, “Ofrenda de la nueva tierra”, “Espacio y Esperanza”, “Amanecer en la ciudad” y “Hombre”.

Castagnino fue un hombre consustanciado con la problemática de su tiempo, lo calificaban como un “pintor social”, era un artista que utilizaba la pintura para denunciar situaciones de injusticia social.

San Telmo con su toque nostálgico y su diversidad cultural alberga gran cantidad de artistas plásticos como Rogelio Yrurtia, Rafael Corner, Luis Felipe Noé, Josefina Robirosa y el fileteador de Martiniano Arce, entre muchos otros.

La magia esta en el barrio, donde se mezclan distintas tendencias costumbres, idiosincrasias, que hacen de sus calles y sus casas un atril multicolor de vivencias, dibujadas con  historias curiosas de los barrios porteños. 

Mabel Alicia Crego – Maestra de Sección email
Escuela Nro. 15 Barracas

Foto:http://mapa.buenosaires.gov.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.