Carlos Silva: Una pincelada de mi cuadra y un poquito de nostalgia (Parque De Los Patricios)

15

Es verdad, como dice Graciela Siciliano… el pasaje ¡¡¡ una OBRA DE TEATRO !!!, cuántas historias vividas y pensar que a uno le parece que la suya fue la única, la más importante yo me sentía dueño y señor.

Parece que lo conozco desde siempre. En mi memoria está cada detalle, cada baldosa, cada ventana y balcones, cada marca en sus paredes. Cuando me fui en una de las paredes de la portería en donde me crié deje una leyenda: «esta fue mi cuna y nuca te olvidaré» .

No tuve el placer de conocer a la familia de Graciela Siciliano. Sí recuerdo a la familia de Rodolfo «Fito» Nogueira, me acuerdo de su mamá doña María, quien me despertaba los sábados y domingos cantando un tanguito desde el patio de su casa. Mi pieza y la de mis viejos tenían una ventana que daba al patio de la casa de Fito… y mientras María tendía la ropa bien tempranito nos deleitaba con un repertorio tanguero de aquellos.

Y todos del Globito, esto va para el amigo Ricardo Lopa, al cual le doy la bienvenida.

Me acuerdo de vecinos que vivían en casas aledañas o tenían negocios en la misma cuadra: La peluquería Roberto Coco, muy conocida por los años 70, Don Coco, quien era el papá del peluquero, atendía un kiosco anexo a la misma, una persona con unos valores de vida bárbaros, a quien le debo infinidad de consejos, las mil golosinas y los cortes de pelo a mi hermano y a mi… vaya mi recuerdo para él, otro a Efrén el almacenero que vivía en el pasaje y tenía el local sobre Av.Caseros, en la misma cuadra, la mercadería que vendía era de primera, ni hablar de los fiambres, toda una delicia. También a un amigo Gerardo, unos años mas grande que yo, tenía una casa enorme y negocio de venta de delantales y manteles, sus padres quienes me tenían mucho aprecio me mandaban a mi casa bañado y perfumado después de jugar en la pileta PeloPincho, la que me parecía una pileta olímpica. No quiero olvidar a Miguelito el pizzero de la esquina de Av. Caseros y Esteban De Luca «Pizzería Miguelito» era un negocio chiquito se comía al paso, ¡¡Qué Pizza!! para mi la mejor del barrio; en su barra mi viejo solía tomar algún que otro copetín con Don Manolo, papá de Jorgito Lores, otro visitante de la pagina… También conocí los carnavales a los que hace mención Graciela Siciliano, pero ya en su decadencia, los corzos de la Av. Caseros, los bailes en el Club Huracán y los famosos bailes de la canchita en Alberti y Av. Caseros.

¡¡Qué recuerdos!! un abrazo para todos hasta la próxima.