Carlos Silva: Una pincelada de mi cuadra y un poquito de nostalgia (Parque De Los Patricios)

Es verdad, como dice Graciela Siciliano… el pasaje ¡¡¡ una OBRA DE TEATRO !!!, cuántas historias vividas y pensar que a uno le parece que la suya fue la única, la más importante yo me sentía dueño y señor.

Parece que lo conozco desde siempre. En mi memoria está cada detalle, cada baldosa, cada ventana y balcones, cada marca en sus paredes. Cuando me fui en una de las paredes de la portería en donde me crié deje una leyenda: «esta fue mi cuna y nuca te olvidaré» .

No tuve el placer de conocer a la familia de Graciela Siciliano. Sí recuerdo a la familia de Rodolfo «Fito» Nogueira, me acuerdo de su mamá doña María, quien me despertaba los sábados y domingos cantando un tanguito desde el patio de su casa. Mi pieza y la de mis viejos tenían una ventana que daba al patio de la casa de Fito… y mientras María tendía la ropa bien tempranito nos deleitaba con un repertorio tanguero de aquellos.

Y todos del Globito, esto va para el amigo Ricardo Lopa, al cual le doy la bienvenida.

Me acuerdo de vecinos que vivían en casas aledañas o tenían negocios en la misma cuadra: La peluquería Roberto Coco, muy conocida por los años 70, Don Coco, quien era el papá del peluquero, atendía un kiosco anexo a la misma, una persona con unos valores de vida bárbaros, a quien le debo infinidad de consejos, las mil golosinas y los cortes de pelo a mi hermano y a mi… vaya mi recuerdo para él, otro a Efrén el almacenero que vivía en el pasaje y tenía el local sobre Av.Caseros, en la misma cuadra, la mercadería que vendía era de primera, ni hablar de los fiambres, toda una delicia. También a un amigo Gerardo, unos años mas grande que yo, tenía una casa enorme y negocio de venta de delantales y manteles, sus padres quienes me tenían mucho aprecio me mandaban a mi casa bañado y perfumado después de jugar en la pileta PeloPincho, la que me parecía una pileta olímpica. No quiero olvidar a Miguelito el pizzero de la esquina de Av. Caseros y Esteban De Luca «Pizzería Miguelito» era un negocio chiquito se comía al paso, ¡¡Qué Pizza!! para mi la mejor del barrio; en su barra mi viejo solía tomar algún que otro copetín con Don Manolo, papá de Jorgito Lores, otro visitante de la pagina… También conocí los carnavales a los que hace mención Graciela Siciliano, pero ya en su decadencia, los corzos de la Av. Caseros, los bailes en el Club Huracán y los famosos bailes de la canchita en Alberti y Av. Caseros.

¡¡Qué recuerdos!! un abrazo para todos hasta la próxima.

(Visited 60 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.