Carlos Silva: Aquellas tardes en la pile del barrio

19

Cuando llegan estos días en nuestra ciudad donde el calor  nos  agobia, cómo no recordar aquellos años  de infancia en la pileta  del  predio municipal  ubicado en Pepirí y Av. Caseros.

En nuestro querido barrio, antiguamente, este  lugar era el zoológico del sur,  “Centro  Deportivo y Recreativo  Patricios” con su  inmensa pileta y esos trampolines olímpicos desde donde tantas veces me lancé, salvo el último. Ese fue una asignatura pendiente, la cual nunca pude pasar,  jajaja  solamente con  subir y mirar hacia  abajo ya me mareaba.

Qué lindo recuerdo: las tardes de sol y ese gusto a cloro que sólo se  iba con la leche chocolatada Cindor o la Coca y el pancho a la salida. Jajaja, qué lindo,  por supuesto lugar obligado en los meses de verano.

Recuerdo a los  profesores que enseñaban a nadar por la mañana y por la tarde. Eran férreos guardavidas  al  cuidado de  la  pile. ¿Se acuerdan de los  profe. Bebe y Tony? Este  también era profe  de Gimnasia  Deportiva. ¿Y de Legarreta? Un  profe  que te  tiraba en  la pileta honda y con una caña larga te sostenía y a  fuerza de susto aprendías a flotar. Con sólo mirarlos  te  daban miedos pero mucha seguridad. Después, con los años, con alguno de ellos tuve  amistad y, la verdad, que más allá de los  retos y  algún grito para que no corriéramos con los pies mojados y con la preocupación de que no te  lastimaras,  eran  personas  macanudas… Recuerdo   que para pasar a pileta honda te tomaban un exámen que consistía en tres largos y flotación forzada, con brazos arriba uuuuufffffff. Y la tenías que cumplir, de lo contrario no  pasabas.

¿Y cómo olvidar al profe. Núñez?  Una persona macanuda que a pesar de sus canas tenía un estado físico envidiable. En su juventud  supo ser un destacado boxeador en el circuito amateur. El nos daba clase de lo que ahora llamaríamos  aeróbicas.

¡Ah! Y la gente que atendía el bufet donde vendían unos panchos con pan de viena ¡exquisitosssss!

Y los  festivales  acuáticos  organizados por el director,  creo que se llamaba Di Tomazo, un señor que quería mucho a los pibes y organizaba muchos  eventos  deportivos  durante todo el año.

Mi recuerdo para tanta gente que conocí  en la pile del barrio: Centro Deportivo y Recreativo Patricios.
Un abrazo!!!