Carlos Alberto Santos: Heredia 823

22

Hola Roberto Raniti, seguramente te conozco pues viví desde 1950 hasta 1972 en Heredia 823, a la vuelta de tu casa, creo que vivías al lado de la casa de Osvaldo Negri, arquero de Racing y de la selección y enfrente de Tucho-Jorge-Miguel- Ana y al lado de Carlos Bravo, me acuerdo que en la esquina de 14 de Julio estaba el almacén de don José y justo en la otra esquina (la de mi casa) el almacén de Don Lorenzo y Doña Rosa y frente a ellos una fiambrería.

Yo soy primo de Mabel y Horacio, creo que nos conocemos, yo tenía en los años 63 una bandita musical y ensayábamos en mi comedor abriendo las ventanas para que la gente de las cuadras vieran a estos cuatro locos tocar.

También habrás conocido a doña Emilia, a doña Alejandra y su hija Juanita que me enseñó los primeros pasos musicales porque era profe de piano.

Hablar de Villa Ortúzar me pone refelíz, yo también fui al colegio de Roseti hasta tercer grado y luego pasé al de 14 de Julio e Iturri donde terminé mi primaria con los maestros Médicci y estaba de director el Sr. Gioia, mi viejo había sido de la cooperadora y para las fiestas con mi mama y papá hacíamos los paquetes que regalaban para los chicos.

También me emociono al leer el relato de Norma Casalnuovo referente a los bailes de carnaval en Tronador, de los que fui partícipe y llegue a tocar con mi grupo en algún evento carnavalesco de esa famosa Tronador entre Guevara y Fraga.

Qué recuerdos por favor, encontré esta página y a mis 61 años me hicieron rebobinar muchos años.

A Jorge Quaranta le cuento, las veces que esperaba llegar el camioncito de la RCA para comprar el nuevo tema de Elvis – Bill Halley y luego Los Beatles, que tipo maravilloso, me parece estar viéndolo.

También debo conocer a Mirta Cid pues en esa cuadra tenía una compañera del cole llamada Rosario y a la vuelta por tronador y Charlone tenía un gran amigo llamado Lescano (el gordo Lescano) que siempre le usábamos la casa para hacer los asaltos y bailábamos hasta que nos mandaban a dormir los padres del gordito.

No nos olvidemos de las guerras de bobas de agua para carnavales, todos y en cualquier parte de bario nos mojábamos pero sanamente, porque no volverán esos tiempos de esa juventud pura y sana.

Y para las fogatas (o fogaratas como las mencionábamos) lo típico residía en juntar ramas y acumularlas en las copas de los arboles y alguien se quedaba a la noche a cuidar pues de otras cuadras (de la plaza-de Triunvirato-o de Tronador nos venían a robar algún tronco, confeccionábamos los muñecos de paja y trapo, va casi siempre alguna madre o tía era la encargada de hacerlo y para el final recorríamos las carnicerías, las de Bravo-el turco Abud o don Francisco y les sacábamos el regalito no sé cuántos chorizos que los cocinábamos a las brasas de las fogatas junto a las papas y batatas y resultaban el mejor manjar como premio al triunfo de la más alta fogata.

Me alegro haber encontrado la página y volveré con nuevos recuerdos y leeré los nuevos de ustedes… hhuuuiii la pizza de la Mezeta, todavía existe y sigue siendo rica igualmente, a veces paso y me mando una porción aceitosa y alta como de costumbre.

Carlos Alberto Santos