Belgrano en Génova por Susana Boragno

Belgrano en Génova por Susana Boragno
Resulta una grata sorpresa caminar por la avenida XX de Septiembre, continuar por vía corso Buenos Aires y llegar a la plaza Tommaseo, Génova, Italia, donde se encuentra la estatua ecuestre “Al Generale Manuel Belgrano Gli Italo – Argentini MCMXXVII”.
por Susana Haydee Boragno

Este emplazamiento tiene su historia y sus protagonistas. El Dr. Ángel Gallardo (1867/1934), finalizando su representación diplomática en el Quirinal (1921) y de regreso a Buenos Aires, se entrevistó con Benito Mussolini del gobierno italiano y lo interesó a la elevación a embajada a las representaciones diplomáticas de ambos países.

A su paso por Génova, el señor Santiago Pinasco le ofreció una cena (1922) y ahí el Dr. le contó de una inquietud: homenajear al General Belgrano. La piedra fundamental se colocó el 27/4/1925 y la inauguración se realizó el 12 de octubre de 1927.

El acto coincidió con la llegada al Puerto de Génova del vigésimo séptimo viaje de la Fragata Escuela Sarmiento. Había zarpado del puerto de Buenos Aires el 27 de mayo al mando del Comandante Honorio Acevedo. En el Puerto se sumó el Acorazado Belgrano a cargo del Almirante Galíndez.

Las calles de Génova estaban empavesadas con banderas argentinas e italiana. El trayecto desde la Estación Príncipe hasta la Plaza Tommaseo, fue ocupado por un doble cordón de soldados de infantería.

Una multitud estaba presente mucho tiempo antes de la hora fijada. Al Dr. Gallardo lo acompañó una comitiva desde el Hotel Miramar, seguido por otros coches con autoridades diplomáticas. También asistieron sus descendientes, Francisco Chas y Mario Belgrano.

El acto comenzó a las 10,30 hs. cuando fue anunciada la llegada del Rey Víctor Manuel III en medio de aclamaciones del público y con la ejecución de la marcha real.

Los abanderados de los dos países quedaron ubicado uno frente a otro. El momento de descubrirse el monumento fue anunciado con toques de clarines, salva de cañones y las sirenas de los barcos anclados en el Puerto.

El Rey se adelantó y en medio de la expectativa general oprimió el botón eléctrico, haciendo caer las cortinas que envolvían la figura ecuestre del General Belgrano en medio de grandes exclamaciones.

El Arzobispo de Génova, Cardenal Minoretti, procedió a la bendición del monumento. El Maestro Soria director de la banda de la Sarmiento acompañó musicalmente con los acordes el Himno Nacional Argentino y 1200 niñas vestidas de blanco, de las escuelas públicas municipales, cantaron la canción patriotica en castellano.

Se gritó un ¡Hurra¡ vibrante y las niñas volvieron a cantar agitando las banderitas patrias. Los discursos recordaron la versatilidad del homenajeado, su trabajo abnegado puesto en su compromiso militar, político, economista, filósofo, abogado, educador, diplomático, soldado.

Primero hablaron los representantes de la comisión de homenaje: el ingeniero Luigi Luiggi y Santiago Pinasco. Siguió el Sr. Broccardi quien recibía la estatua en nombre de la Ciudad y el Sr. Ciano en representación del gobierno italiano. Finalmente lo hizo el Dr. Ángel Gallardo, autor de la iniciativa y representando al P. E. Nacional.

El desfile de los guardamarinas fue “perfecto y brillante”, suscitó la admiración del soberano y las más vivas felicitaciones. Finalizado el acto, se dirigieron al Acorazado Belgrano donde se sirvió un almuerzo a las autoridades italianas, personal de la embajada argentina, agregados militares nacionales, oficiales de la Sarmiento, periodistas, etc. El diario La Nación, estaba presente en el acto.

Monumento a Belgrano en Génova, Italia
foto de autoría de Susana Boragno

Otros datos

El bronce utilizado para moldear la figura del héroe y la bandera que levanta en su brazo derecho se utilizó un cañón español rescatado en la Batalla de Salta (20/2/1813).

La obra fue realizada con el procedimiento “a la cera perdida”.

El bronce del caballo es de calidad común.

El granito para el pedestal se extrajo de Sierra Chica (pcia de Bs. As.), enviado sin costo por los buques italianos.

El autor de la escultura fue el florentino Arnaldo Zocchi, (1867/1940), presente en el acto.

Otra copia fue obsequiada por el gobierno italiano para sellar la amistad de los dos países y colocada en la ciudad de Rosario.

El escultor era conocido en Buenos Aires por ser el quien realizó la estatua de Colón inaugurado el 15/6/1921.

La maestra argentina que visitaba a su familia en Génova, Josefina Bevilacqua, les enseñó a las niñas a vocalizar el Himno en castellano.

Un cronista del periódico Secolo XIX destacó la algarabía de la fiesta, “parecía una ciudad sudamericana donde por las calles, los teatros, los hoteles se hablaba el idioma castellano”.

Qué emocionante e inolvidable habrá sido presenciar tan emotivo acto donde se homenajeó a Manuel Belgrano.
por Susana Haydee Boragno

Nota publicada en La Nación, el día 18 de abril de 2020
(Visited 57 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.