Carlos Suárez – El barrio de Monte Castro y otra historia para recordar: escuela La Susana


El Monitor de la Educacón Común
La historia de las escuelas de los barrios es un interesante capítulo que acompaña y muchas veces explica las expectativas, idiosincrasia y demandas o problemas que se presentan en una comunidad local, y que si bien lo son en proporciones pequeñas y con características particulares, seguramente repiten lo que ocurre en el espacio más amplio de la ciudad.

En esta oportunidad queremos compartir con ustedes el relato que se hace de los comienzos de una escuela de barrio.

Advertimos que no se trata de una información inédita o de un pormenorizado estudio monográfico. Es una sencilla y sensible comunicación que realiza un Director de Escuela para referirse a los orígenes de la zona y contexto del establecimiento en que le toca desempeñarse.

Este relato, fue publicado en “El Monitor de la Educación Común”, Órgano del Consejo Nacional de Educación, Año LV, Número 759, Marzo de 1936. (Sección: Reseñas históricas de Escuelas de la Capital), y ha sido utilizado parcialmente con anterioridad; la bibliografía que se cita al final es demostrativa de ello. No obstante, nos atrevemos a esta nueva comunicación porque queremos dar los datos completos de su autor: Salvador Maselli por entonces Director de la Escuela Nro. 12 del Consejo Escolar XVII, cargo que había asumido el 24 de octubre de 1924.

Filiación histórica del lugar

El relato de Maselli comienza con una breve reseña del lugar. “La zona en que está ubicada la escuela se denomina Monte Castro y figura como primera jornada de las viejas carretas… en sus viajes de leyenda y de coraje a través de serranías y malones. Es bien sabido que en Monte Castro la Primera Junta, pasó revista a las tropas del Ejército del Norte el 7 de junio de 1810, y hasta estas ‘quintas’ llegaron los miembros del Congreso del Año XIII, para despedir al Coronel D. José de San Martín cuando fue a hacerse cargo de los restos de Vilcapugio y Ayohuma, y en estos predios, los libertos del 7° Regimiento de Infantería que acompañaron a San Martín, bailaron como despedida al compás de las charangas, de aquellas charangas que anunciaron que allende las crestas cordilleranas y en tierras del Inca Atahualpa flamearía con brisas de trópico el paño azul y blanco”.

Continúa luego con la transcripción del Acta de Fundación de la Escuela Nro. 16 (Nro.12 desde 1920) del Consejo Escolar 17. En Buenos Aires a 22 días del mes de marzo de 1918, constituidos a las 11 horas en el local de la calle Jonte 4950, el Presidente del Consejo Escolar, Dr. Francisco Beiró y los vocales de esta corporación, señores Carlos Buschiazzo, Lorenzo Gras, Ignacio Etcheveste y el Inspector Técnico Seccional señor Mariano Arancibia, hallándose presente el Subinspector General de Provincias. El Sr. Presidente declaró inaugurada con carácter provisional, esta escuela de varones, la que en el día de su fundación constaba de seis secciones, (…) hallándose atendido el establecimiento por el director nombrado al efecto, señor Elías Carranza y por los maestros de carácter supletorio: señoritas Raquel A. Núñez, Agustina Polak, Ubalda Colombo, Paulina Alessio, Elba Miles y señor Carlos A. Gatti. Firmado: Francisco Beiró, Lorenzo Grasi, Ignacio Etcheveste, Carlos Buschiazzo, Mariano Arancibia, A. Mendieta. (Del Libro de Actas de la Escuela)

Escuela “La Susana”

En este apartado Maselli destaca la beneficiosa y positiva relación que se estableció entre la escuela y el lugar. “La escuela La Susana, fue en Monte Castro, como una luz entre las matas, destinada a mantener vivo el recuerdo de la tradición histórica del lugar. Sin muchos años de vida, tiene la vida del barrio, puesto que nació y progresó con él.”

“Es conocida con el nombre del epígrafe porque así se leía en el frente del viejo edificio y con este nombre aún es conocida en la nueva casa.”

“Por el estilo medieval de su fachada, el amplio caserón, era un remedo de fortaleza, que emergía solitario en la angulosa esquina de Jonte y Bermúdez. El parque de la escuela, era casi una hectárea de generosa tierra que hoy el parcelamiento de los remates domingueros ha hecho desaparecer. Altos pinares bordeaban la vieja cancha ‘tabera’ que fuera luego pista de carrera de banderitas y al pié de sus fecundos perales saciaron la gula todos los niños del barrio y es fama que las flores de sus policromos jardines, fueron gloria en los blancos desposorios y pena y llanto en cuanta mortaja hubo media legua a la redonda de esta escuelita civil y patriota.”

“Es que su director Carranza, jubilado hace dos lustros, por la naturaleza y modalidad de su carácter, fue el hombre más indicado para dirigir esta escuela en la época difícil de su fundación, y es justicia admitir, que a su acción singular, se debe que la escuela creada, en un ambiente sino hostil, por lo menos indiferente, haya podido entrar tanto en el corazón de aquellos vecinos que por la ruda naturaleza de sus faenas han ido desapareciendo, a medida que los ladrillos que fabricaban, se apilaban en paredes.”

Dirección Carranza

Maselli reconoce dos períodos: desde su fundación hasta 1924 bajo la Dirección de Elías Carranza el primero, y luego su propia gestión entre 1924 y 1934 y los designa con nombres propios.

La Dirección Carranza se destaca por una acción intensiva de propaganda escolar. Los alumnos de aquellos días, se presentaban a la escuela con lastimoso indumento: un pantalón, para toda edad, sostenido por una tira que cruzaba el pecho, cubierto por indefinida camiseta. Eran días de pobreza.”

“La escuela sin suficiente dotación de material escolar, salvó en parte el inconveniente, con el peculio personal del director y la diligencia ejemplar de sus dos porteros, que fueron carpinteros de bancos, albañiles y cuanto fue menester para hacer triunfar la escuela.”

“Un problema en cierto modo serio, lo constituyó el traslado del personal y en ese sentido, tuvo esta escuela campesinas características. A casi tres kilómetros de la calle Rivadavia, no había para llegar hasta ella, ningún medio de locomoción. Fue así que el personal docente adquirió un coche.”

“Invariablemente, repechando la barrera de Segurola, que entonces parecía más empinada, iba cada día, dando la hora ‘el coche de los maestros’ y a su paso, como saludo de adiós, las gorras de los chicos se agitaban en el extremo del brazo.”

“Tiempos eran esos, que parecen lejanos, (…) y ha de ser así cuando la fisonomía del barrio, ha borrado por completo, como tizne en las pizarras, todo detalle que avive esos días.”

“La acción de la escuela no se redujo a la labor sola del aula. Hermanados como nunca hogar y escuela, acudían a ésta los vecinos de entonces en procura de soluciones a problemas ajenos por completo a la enseñanza. En el libro de copias y con fecha 14 de abril de 1923, p.54 hay un pedido del Director Carranza al Juez de Paz de la Sección 26 ‘para que no se arroje a la calle… al vecino…. que es padre de un alumno de la escuela.

“Ser padre de un alumno era para el Director Carranza, sobrado título para la consideración de todo el mundo.”

“A su gestión se debe el arbolado de la calle Jonte y el arreglo de cunetas y pasos de piedra que facilitaban el acceso a la escuela…”

“En definitiva y sin el propósito de hacer una memoria biográfica, ya que este no es el lugar indicado, debe decirse en homenaje a la justicia, que el Director Carranza fue el primer benefactor de la escuela y su renuncia para acogerse a los beneficios de una bien ganada jubilación, puso de manifiesto el cariño que este maestro ejemplar, había despertado entre sus alumnos, amigos y colegas.”

Dirección Maselli

En Buenos Aires, a los 24 días del mes de octubre del año 1924, siendo las diez horas, el señor Tesorero del Consejo Escolar 17, en representación del mismo, señor Lorenzo Grasi, en presencia del Vice Director interino don Luis A. Ferreyra y del personal docente de la escuela N° 12, pone en posesión de la misma al Sr. Don Salvador Maselli.

(Del Libro de Actas de la Escuela).

Con este acto se inicia la Dirección Maselli, que cronológicamente constituye la segunda época de la vida de esta escuela”.

“El exceso de alumnos, repartidos en tres turnos, las condiciones precarias del edificio y los postulantes sin asiento determinaron a esta Dirección la necesidad de conseguir que el viejo caserón fuera reemplazado por otro más de acuerdo con las necesidades de la escuela en pleno progreso. Así lo entendió el Consejo Escolar, que autorizó a esta Dirección para que gestionara en el barrio la edificación de una casa ad-hoc.”

“El interés puesto en ese afán, tuvo el consiguiente resultado. Y constituye un legítimo orgullo para esta Dirección, la solución de un problema higiénico-pedagógico, con la construcción del magnífico edificio particular que ocupa desde mayo de 1928.”

“Edificado sobre dos amplísimos lotes, con un plano que consulta (…) todas las exigencias de la enseñanza, es un bello exponente de la arquitectura local, que pone a la escuela en consonancia con el progreso del barrio. La población escolar por la acción permanentemente eficaz de la escuela ha progresado en su presentación y calidad: más de 1.000 alumnos, repartidos en tres turnos con 32 grados y personal titular en los tres turnos. La enseñanza se efectúa sin inconvenientes y con éxito. El personal docente realiza su ministerio con cariño, y es oportuno evidenciar que la escuela ha tenido en su personal su mejor colaborador, inspirado en un acendrado cariño a la enseñanza y estimulado por su patriotismo.”

“Si se hiciera un cuadro de promociones, (…) se vería que en esta zona, un sesenta por ciento de los alumnos terminan sus estudios en cuarto grado, el 30% en 5to. y sólo el 10% termina los estudios primarios.”

“El sexto grado fue creado con 14 alumnos en 1923; en 1930 se creó otro y en el año en curso el tercer 6to. Grado. Quiere decir que la promoción corresponde a los últimos años.”

“De los alumnos egresados, muy pocos han continuado sus estudios. Y en la fecha, no tenemos noticias de que un alumno haya terminado el bachillerato, aunque han de terminarlo algunos en el próximo año. Solo un alumno ha seguido estudios comerciales y en la fecha está por terminar el doctorado en Ciencias Económicas.”

“Al Colegio Industrial Otto Krause ingresaron varios alumnos que no han terminado por razones de horario y distancia, salvo uno que termina este año. La mayoría de los alumnos se orienta por el trabajo en talleres o empleo en casas de comercio.”

“Es evidente que nuestros niños necesitan, al salir de la escuela la protección del Estado, para que no se malogren las enseñanzas de la escuela primaria y la sana influencia del trabajo.”

El informe de Maselli culmina con una serie de datos sobre inscripción, costos por alumno, gastos de alquiler, etc. Hemos tomado como ilustrativos los correspondientes a la evolución de la matrícula.

AÑO

GRADOS

ALUMNOS INSCRIPTOS

1918

6

208

1922

10

303

1924

21

602

1927

21

672

1930

29

801

1933

32

1036

 

Una consideración final

Sería deseable un uso más frecuente de estas fuentes históricas, que en forma sencilla y sensible aportan datos y vivencias que, sin duda, contribuyen desde el pequeño relato a la construcción del gran relato, que muchas veces no se entiende por la carencia o perdida de estos aportes. Hay que destacar la riqueza de la información que suministra el Director Salvador Maselli y lo hace a través de un escrito, que evidentemente excede los presupuestos burocráticos que podían demandar los funcionarios del Consejo Nacional de Educación para cubrir las Secciones de “El Monitor de la Educación Común”. Vale la pena reparar en el progresivo incremento de los inscriptos, que está marcando una importante tendencia de lo que algunos autores han denominado el desplazamiento poblacional desde el centro a los barrios. Las observaciones del autor acerca de las necesidades concretas del alumnado, las perspectivas futuras de quienes culminan sus estudios primarios son por cierto atinadas y nos ponen, sin ningún tipo de intermediación o rodeo, frente a una realidad social concreta.

NOTAS ACLARATORIAS
  1. Elías Carranza, se había desempeñado en la actual Escuela “República de Panamá”. Maestro entre marzo de 1913 y julio 1914 y Vicedirector desde 1914 hasta febrero de 1918, cuando asume como primer Director de la Escuela “La Susana”
  2. Salvador Maselli, también fue Maestro en la actual escuela “República de Panamá” desde abril de 1913 hasta enero de 1921 y Vicedirector desde 1921 hasta octubre de 1924 en que reemplaza a Carranza en la Escuela “La Susana”.
  3. La Escuela Nro. 16, “La Susana”, funcionó en Jonte 4950 desde 1918 hasta 1928 (A partir de 1920 cambio su número y fue la 12). Era conocida con ese nombre por cuanto en Bermúdez y Jonte estaba la Quinta “La Susana”, cuyo caserón fue alquilado por el Consejo Nacional de Educación para el funcionamiento de la escuela.)
  4. La Escuela Nro. 12 a partir de abril/mayo de 1928 funcionó en Jonte 5075.
  5. En 1936 el Distrito Escolar 17 registra una matrícula de 16.281 alumnos. Era la zona con mayor cantidad de alumnos de toda la Capital Federal.
  6. En 1957 la escuela se mudó a Cervantes 1911. Actual Escuela Nro. 2 “Alejandro Aguado”, corresponde al Distrito Escolar 18.

La Escuela Nro. 12 a partir de abril/mayo de 1928  funcionó en Jonte 5075

En 1957 la escuela se mudó a Cervantes 1911. Actual Escuela Nro. 2 “Alejandro Aguado”, corresponde al Distrito Escolar 18.


FUENTES DE INFORMACIÓN
  • Corradi, Hugo. Guía antigua del Oeste Porteño. (Cuadernos de Buenos Aires, XXX). Buenos Aires, Municipalidad de Buenos Aires, 1969).
  • Cunietti-Ferrando, Arnaldo. Monte Castro. De la chacra al barrio. Buenos Aires, Casa Pardo, 1970
  • Cutolo, Vicente Osvaldo. Historia de los barrios de Buenos Aires.Buenos Aires, Editorial Elche, 1996. (Tomo I, Monte Castro)
  • Reseñas Históricas de Escuelas de la Capital Federal (Escuela Nro. 12 –C.E. 17). En: “El Monitor de la Educación Común”, Órgano del Consejo Nacional de Educación, Año LV, Nro. 759, Marzo 1936.
  • Maronese, Leticia. Historia deMonte Castro un barrio de Buenos Aires. (En la Web: barriomontecastro.com.ar)
  • Municipalidad de Buenos Aires. Instituto Histórico de la ciudad de Buenos Aires. Historias de Buenos Aires, Año 2 Nro. 10 Enero 1989.Monte Castro. Un barrio con historia.
  • Serrentino, Claudio. “125 Años de la escuela ‘Monte Castro’.En, “La Bocina”, Buenos Aires, 2009.

Buenos Aires, Julio de 2012
por Prof. de Historia Carlos Suárez

 

(Visited 62 times, 1 visits today)