Cristina Suárez – Barracas, ¿el barrio de la Pulpera?

pulperíaY un poco por curiosidad y otro por gusto sigo dando vueltas en algunas historias de Buenos Aires que, como he dicho, son parte del tango.

Y así me meto en el barrio de Barracas un poco por lo que uno escuchó, otras cosas encontradas en revistas, la del Clarín por ejemplo, y un libro de Abelardo Arias.

Barracas aparece allá por fines del siglo XVII, pegadita a lo que después fue San Telmo y como límite sur el Riachuelo.

Aquellas barracas donde, puede uno encontrar los orígenes de ciertas costumbres argentinas:

Como dicen muchos vecinos, Barracas es más que un barrio. No por nada José Mármol lo hace presente en su novela Amalia. Esteban Echeverría situó su Matadero en donde fue el primer matadero municipal. Leopoldo Marechal puso a su Adán Buenosayres en un hospicio de Barracas y Ernesto Sábato eligió una casona que ya no está en pie para su novela «Sobre héroes y tumbas».

Y ahí nomás el almacén – pulpería, sería quizás La Banderita en la esquina de Montes de Oca y Suárez, inmortalizada por una mujer que – dice el vals – era rubia y sus ojos celestes y que no era otra que Ramona Bustos, La Pulpera de Santa Lucía cuyo corazón se lo disputaron un policía y un payador quien al fin fue el elegido…

Otra, un 17 de octubre de 1835, en la quinta de José Gregorio Hernández Plata, abuelo del autor del Martín Fierro, se realizó una gran fiesta rosista. Al otro día la Gaceta Mercantil tituló: «Barracas se vistió de punzó». Lugar de la quinta: Osvaldo Cruz y Montes de Oca. Punto que muchos años más tarde inspiró el tango Tres esquinas, de Cadícamo. Que era el nombre de una estación de trenes que había allí, de un ramal que iba del Bajo a Ensenada.

Hoy el diario Clarín tiene en Barracas sus talleres y su redacción.estación de tren Hipólito Irigoyen en Barracas

De su estación, típicamente inglesa, parte el tren que va hasta las entrañas del gran Buenos Aires en González Catán. La otra estación es la Hipólito Irigoyen, que es de 1907. En sus arcos reconstruidos hoy funciona un set de filmación y el paseo Agustín Bardi.

En la esquina de Darquier y Villarino se filmó Sur, de Solanas, y el Polaco se quedó allí para siempre. Los vecinos a esa esquina la llaman Esquina Roberto Goyeneche.

Barracas es historia de Buenos Aires, y es tango porque, entre otros, es la patria chica de Eduardo Arolas y Agustín Bardi.»

Carlos Hugo Burgstaller

Estos datos fueron sacados del boletín de Tango y Cultural Popular Nro 67 de febrero/2006 que encontré buscando en la red y que los dio a conocer su autor Carlos Hugo Burgstaller. Me pareció oportuno recopilarlo y colocarlo en la página ya que alguna persona puede extraer datos sobre anécdotas del barrio.

Cristina Suárez email

(Visited 50 times, 1 visits today)