jueves, julio 9, 2020
DENGUE

La foto perdida por Ricardo Lopa

Hubo una vez en los ‘50, un “Club Social y Deportivo el Dardo”. El sótano de la mimbrería de Castro y Tarija era su...
Cafés de Boedo

Reflexiones en los Cafés de Boedo por Ricardo Lopa

Amigo, como bien Ud. sabe, el destino, por lo general, nos depara algún hecho fortuito trascendente, que modifica la actitud ante la vida. Un...

El hombre gris de Buenos Aires por Ricardo Lopa

“… Julián Centeya; este hombre que no sé por qué se hace llamar el hombre gris de Buenos Aires, si tiene el alma...

Elso Peralta, de filo por Ricardo Lopa

Y fue en un día cualquiera de invierno de aquellos, viento del sudoeste, agua nieve, transformada al ratito nomás en abundante lluvia, pero que...
Filgueiras

Con el Globo en la Mente por Ricardo Lopa

Domingo, siempre es grato el día del Señor, máxime si es primavera. Sepa viejo, que Ricardo suele ir a correr al Parque. ¿cuál? El...

Los pelucas del barrio por Ricardo Lopa

Sábado por la tarde, la muchachada se va a poner pituca. Costumbre por los cincuenta del siglo pasado, hacerse la carmelita antes de la...
Homero Manzi

Te Imagino Homero. Boedo al sur y el ‘Cole’

De la noma de la gorda buena de Dorita, los cortos, bancados por tiradores, prolijito lope engominado engalanado con el jopo de estilo, Viérase...
A la luz del candil

El Tango que Iluminó Boedo por Ricardo Lopa

Mi cuadra no fue la excepción. Allá por los sesenta supo haber también un carpintero. Ud. me dirá, ¿en qué la diferencia?. Por ahora...

Carlitos, el gomía de los amigos por Ricardo Lopa

A principios de los ’70 todavía los remesones gardelianos se hacían sentir. El Viejo lo tenía como ídolo indiscutido. El quía, como todo joven,...

La Confederación del Sur por Ricardo Lopa

Como bien lo supo contar el cabezón, los porteños de Buenos Aires estamos inmersos en los cien barrios, que a pesar de no ser...
Gasometro

Al Gasómetro de mis recuerdos por Ricardo Lopa

Sábado, audición, preocupación extra-escolar mañana jugábamos en el Gasómetro, parada difícil, como quien dice. Setiembre ventoso, noche nublada ¿lloverá? Quería ir a jugármela, porque yo...

DISCEPOLÍN, los “artistas del pueblo” y el grotesco por Ricardo Lopa

Enrique Santos Discépolo, nace el 27 de marzo de 1901 en la calle paso 113, Balvanera (Once) Tuvo una niñez turbulenta. en 1906, muere...

De puro chamuyo, Homero y Julián por Ricardo Lopa

Mientras tanto, en una tarde cualquiera, te imagino Homero en el feca de Boedo y Rondeau de parla con el tano. Si El tano...
Huracán, CASLA

Te juro que no te traicioné por Ricardo Lopa

Que lástima. No pudo ser. Hubiera sido lindo. Los dos juntos preparándonos desde el, te diría, sábado, y por qué no viernes, para la...
MARIPOSA de ARRABAL -Un poco de historia personal-

MARIPOSA de ARRABAL -Un poco de historia personal-

De Castro y Tarija, calles de mi Boedo natal, cuando el adoquín solía tayar y los pibes dibujan firuletes con la pulpo...

Últimas Cartas de Lectores