sábado, septiembre 21, 2019
Centros de Salud

La mimbrería de DARDO por Ricardo Lopa

Ahí está, relativamente bajo, sin ser sotipe. Canoso, sin tener el cabello blanco, ¡qué tal!, pardo, había sido. Nunca jovato. Lucía con orgullo esa...

Volvió una tarde por Ricardo Lopa

Y un día sin buscarlo, pero de puro nostálgico, me encuentro en la esquina que la barra supo parar, como por arte de magia...

Los pelucas del barrio por Ricardo Lopa

Sábado por la tarde, la muchachada se va a poner pituca. Costumbre por los cincuenta del siglo pasado, hacerse la carmelita antes de la...
Gasometro

Al Gasómetro de mis recuerdos por Ricardo Lopa

Sábado, audición, preocupación extra-escolar mañana jugábamos en el Gasómetro, parada difícil, como quien dice. Setiembre ventoso, noche nublada ¿lloverá? Quería ir a jugármela, porque yo...
escuela primaria

La de Constitución y el año de los paraísos perdidos

Le cuento que el profe Ricardo, supo ser una vez Ricardito, y como integrante de la familia boedense no podía escapar de la primaria...
Homero Manzi

Manzi festeja en el Sur por Ricardo Lopa

- Che Homero, te manyo, vos que pateaste el Sur, desde Boedo a Pompeya, previo paso por Chiclana y Patricios, me batís que venís...
Storm Mayor

Nuestros paisanos de la Calle Pavón por Ricardo Lopa

Así que se manda al Pellegrini. Sabe no mangio del tema. Alguna vez presencié una carrera de caballos, y me la creí. Era muy...

El Gorrión de Boedo por Ricardo Lopa

Hermosa tarde de verano. Los paraísos y fresnos que engalanan Boedo con su verde esperanza, cobijan a los gorriones, compañeros infaltables del arrabal mistongo. ...

El JOROBETA del Tango por Ricardo Lopa

A pesar de todos los detractores, y de la falta de difusión de la mayoría de los medios de comunicación, el tango sigue vigente....
cama

El Bulín de Quito por Ricardo Lopa

Integrante anónimo de ésta, nuestra ciudad de Buenos Aires, te voy a botonear. Se le ocurrió aparecer, de puro porfiado nomás, allá por el treinta....
Cafés de Boedo

Reflexiones en los Cafés de Boedo por Ricardo Lopa

Amigo, como bien Ud. sabe, el destino, por lo general, nos depara algún hecho fortuito trascendente, que modifica la actitud ante la vida. Un...
A la luz del candil

El Tango que Iluminó Boedo por Ricardo Lopa

Mi cuadra no fue la excepción. Allá por los sesenta supo haber también un carpintero. Ud. me dirá, ¿en qué la diferencia?. Por ahora...
MARIPOSA de ARRABAL -Un poco de historia personal-

MARIPOSA de ARRABAL -Un poco de historia personal-

De Castro y Tarija, calles de mi Boedo natal, cuando el adoquín solía tayar y los pibes dibujan firuletes con la pulpo...

Sustancia Psicoactiva por Ricardo Lopa

Te busco en el lugar indicado, en la mesa de la Esquina Sur que da por San Juan, al oeste de mi Boedo natal. Sorpresa,...

Centeya, de Boedo y Chiclana por vocación por Ricardo Lopa

Centeya “… Inquilino mayor de Buenos Aires. Testigo lúcido de una ciudad romántica y despreocupada, acaso más porteña que la de ahora, con santuarios...

Últimas Cartas de Lectores

Si le interesa el texto de la nota, solicítelo escribiendo a [email protected]