domingo, noviembre 17, 2019
Polideportivos
Juan Bialet Massé

Bialet Massé, Juan por Ricardo Lopa

Publicamos un nuevo trabajo de Ricardo Lopa, en virtud de la inauguración de la muestra de Bialet Massé, en el Centro Cultural de la...
Añatuya, casa natal Homero Manzi

Te Imagino Homero. Tu porteña Añatuya por Ricardo Lopa

Corregime si estoy equivocado. Te imagino en tu Añatuya, santiagueña ella, que no es mía sino tuya. Veo un pibe, bien pibe, y un...

El Pescante de Homero y Beto por Ricardo Lopa

En la Esquina Sur de Boedo y San Juan, dos amigos, un par de cafés y a recordar. Allá por los setenta, dos jóvenes, futuros...

Cátulo Castillo, de poeta a veterinario improvisado por Ricardo Lopa

Y en setiembre del ‘55 vino el raje al Hombre y de los hombres de él, entre ellos vos Cátulo. Y encontraste refugio de...
bicicleta

Un indio en bicicleta por Ricardo Lopa

En los cincuenta, los pibes porteños; además de pelotita de goma en adoquinado como cancha, y árboles en diagonal como arcos, nos mandábamos a...

Dos grandes: Gardel y Cadícamo por Ricardo Lopa

Hay poetas que el destino, aunado a su talento, le tiene asignado un lugar especial en la historia, para el caso del tango y...

La Gata Alegría por Ricardo Lopa

  Hermosa tarde de marzo. La jornada de trabajo, zarpó. El día y la hora, ameritaba el tenis. Agradable deporte, que con discreción, se puede...

La mimbrería de DARDO por Ricardo Lopa

Ahí está, relativamente bajo, sin ser sotipe. Canoso, sin tener el cabello blanco, ¡qué tal!, pardo, había sido. Nunca jovato. Lucía con orgullo esa...
La Obrerita por Ricardo Lopa

La Obrerita por Ricardo Lopa

Durante el primer tercio del siglo XX la mujer tenía un escaso rol protagónico en el contexto social. La educación secundaria quedaba muy lejana,...

Centeya, de Boedo y Chiclana por vocación por Ricardo Lopa

Centeya “… Inquilino mayor de Buenos Aires. Testigo lúcido de una ciudad romántica y despreocupada, acaso más porteña que la de ahora, con santuarios...
Cayetano Gerli

El pito de Gerli por Ricardo Lopa

Cuando pibe, se tienen sensaciones imperecederas. Persisten, como el amor al ser amado. Tal el caso, el frío de los inviernos de los cincuenta...

El JOROBETA del Tango por Ricardo Lopa

A pesar de todos los detractores, y de la falta de difusión de la mayoría de los medios de comunicación, el tango sigue vigente....
Catulo Castillo

Ché porteño por Ricardo Lopa

¡Qué hermosas mañanas de verano, en la matinal diciembre! Café en el feca, pero cortado. Mesa de fichaje a la yeca porteña y el...
La Perla del Once

La Perla del Once por Ricardo Lopa

No sé ¿ni cómo?, ¿y por qué? Aparecí, ahí estaba como diciéndome estoy aquí para servirte. ¿Como recalé?, vaya uno a saber. El destino, la...

ENRIQUE SANTOS DISCÉPOLO, un estado de ánimo por Ricardo Lopa

Nace el 27 de marzo de 1901 en la calle Paso 113, Balvanera (Once). En 1906, muere su madre, y tres años después, su...

Últimas Cartas de Lectores

Envíe un email a inf[email protected] con la url en la cual se encuentra la información que le interesa y se la enviaremos por correo.