www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Mensajes y opiniones de los vecinos sobre el barrio de Parque de los Patricios

volver a la página del barrio
escríbanospóngase en contacto

retroceder  avanzar

07/07/2007 Carlos Silva: ¡¡¡ EL GLOBITO TOMA VUELO Y  EL BARRIO  ESTA DE FIESTA  !!!

DT MohamedSí, otra vez lo conseguimos, se logró el objetivo y de la mano del turco Mohamed.
"El Club Atlético Huracán distintivo del barrio"  tomó altura y estamos de regreso en la primera división  A  del fútbol argentino.   Qué lindo, qué fiesta ese domingo, mi familia como locos, los amigos, los vecinos, hasta el que no era hincha del club también participó de esta alegría, todo frente a la sede del club ubicado en la Av. Caseros entre Urquiza y 24 de Noviembre. Los jugadores se hicieron desear ya que estaba volviendo de Mendoza, provincia donde se disputó la tan ansiada revancha que nos daría la posibilidad de este anhelado ascenso, pero bueno, al fin llegaron y entre la algarabía de la gente y los fuegos de artificio, explotó la multitud con cánticos y elogios a todo el plantel; es que Huracán de Parque de los Patricios se lo merecía, muchos años  postergado con malas conducciones, con problemas de dinero y dirigenciales  hicieron  el fracaso permanente, no es que hoy se de por solucionado todo, todavía le falta mucho, yo creo que tuvimos la suerte de tener un técnico con mucho amor por la camiseta, el cual entendió lo que quería el hincha y más allá de intereses personales se metió de lleno en este objetivo,  los jugadores también lo entendieron  así y  lo siguieron en esta difícil tarea   y de esta forma… El barrio está disfrutando este momento soñado , esperemos que  no termine y que el globito siga  remontando  vuelo para estar entre los grandes del fútbol argentino.


En la foto vemos al DT MOHAMED segundos antes de la consagración con toda la emoción desbordada.

¡¡  GRACIAS TURCO !!
UN ABRAZO, Y VAMOS HURACÁN SEGUIREMOS SOPLANDO PARA QUE EL GLOBO VUELVA A SER LO QUE FUE : UN GRANDE DE VERDAD  !!!!!
Carlos Silva ( DEDICADO A MI BARRIO )

18/06/2007 Jorge Edgardo Sapia - Me encantó la página del barrio

Me llamo Jorge Edgardo Sapia, viví en Parque de los Patricios hasta la edad de 15 años (1970 o 71 aproximadamente). Vivo - en la plenitud de lo que vivir significa - en Rio de Janeiro desde 1976. Me encantó la página del barrio y los recuerdos que diversos ex-vecinos, generosamente, enviaron para  publicación. 
Nací y me crié en Patagones 1910. Al lado del bar, de mi tocayo Jorge Pereyro(finito) hermano de Héctor, quien nos abandonó en una época en que la muerte no nos visitaba con la frecuencia con que lo hizo algunos años mas tarde. En frente de la casa de Jorge (Napoleón) hermano de Tito. Al ladito de los hermanos Bruzoni, Jorge y Luis, de una delicadeza heredada con seguridad de su padre "Don Luis"; vecinos de Cachito, casado posteriormente con Ana, la panadera. Panadería que quedaba exactamente en frente al corralón de Patagones donde vivían, entre otros, el cabezón Oscar, Loreto y el tano Vicente y en donde había dos canchas de bolitas, en plena vereda. Si habré perdido!
Ese grupo y otros "Jorges", acostumbrábamos jugar a la pelota, durante la semana, en la vereda de atrás del Mercado (y para no olvidarme, en el techo del mercado guardábamos las maderas para la fogata de San Juan y San Pedro).
Los sábados, los mayores ( entre ellos Miguel Angel Brindisi) ocupaban la cancha improvisada del parque, ya mencionada por alguno de Uds. Tuve el placer de jugar con los "grandes" en algunas oportunidades y siempre rezando para que, en esos días, no se agarraran a trompadas con era tradición en los picados de los sábados.
Claro que estudié en el Bernasconi y fue por eso que llegué a ésta página. Desde mi exilio Carioca, hoy voluntario. Me emocioné al ver al instituto como escenario de dos películas relativamente recientes y, que este momento no consigo recordar, disculpen...
Como era tradición, los pibes y pibas del séptimo, realizaban su ritual de pasaje a la adolescencia. Las parejitas se formaban como por encanto en las dos o tres semanas iniciales del séptimo grado. Esos romances "colectivos" se consagraban en la sección triple del cine Ribas. La tarde, generalmente acababa, en un ritual culinario de la pizzeria El Globito, para mi, hasta hoy, una de las mejores pizzas del mundo.
Jugué en los campeonatos de la pileta Municipal, defendiendo los colores del Trebol, que me parece era el nombre de un club que quedaba o queda por la calle Rioja. El equipito era comandado por una Señora -hincha de boca- madre de Alejandro que completaba nuestro equipo. Históricamente obtuvimos siempre el segundo lugar. Perdíamos siempre para un equipo fantástico que usaba una camiseta azul y negra, linda y, creo que representaban un club que quedaba a la derecha de quien ve el Bernasconi de frente de lo que era la entrada de las chicas, esto es, arriba de las escaleras. Los mejores bailes de carnaval estaban en ese club. Maravillosos.
Espero poder, de a poquito, socializar esos recuerdos. Envío a todos un enorme abrazo.
PS: Aqui hay una herramienta de encuentros de amigos muy utilizada que es el ORKUT, les voy enviar un invitación para que podamos abrir una página de entrada con esa herramienta.
Abrazos

18/06/2007 Ricardo Lopa - Te Imagino Homero
Te imagino Homero, siempre tirando al Sur por Boedo, anclando en La Puñalada esquina Rondeau. Tú retina, guarda la preciosa imagen del tano que te prestaba y le prestabas la cuota de oreja fresca, a tus realidades y sus realidades, traducidas, en letras en una servilleta arrugada. Charlas imborrables, cobijadas por el Sol de Chiclana, del que vino en el Conte Rosso y se hizo porteño por vocación. Llegar al boliche, era abrevar la cultura porteña de Amleto Enrico Vergiati, siempre presto y seco, entonado para leerte y darte opinión de tu nuevo proyecto de canción. Vos un cortado y el una copita, seguro que los encuentros fueron muchos en interminables noches. Y vos, al compinche de tantas aventuras, lo consolaste, más de una vez: “Sabés Tano, volverá, mirá, ¡ahí viene¡ ” Y se mandó La Ví Llegar, y en su retina apareció Gori, la que nunca se fue y siempre está aparecida en el bulín de Diógenes Taborda. La pobre que te bancó hasta donde pudo, inclusive el desalojo con Oficial de Justicia y todo. Y te fuiste a ver al punto que la iba de Juez y le chamuyaste “Usté me juna a mi. Esta ciudad no la fundaron ni Mendoza ni Garay. A Buenos Aires la inventamos Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo y yo. Yo soy Julián Centeya.” (Informes del Sur. Roberto Selles. Julián Centeya. Ediciones BP. Pág.21). Ah, no lo busques al italiano, se perdió en la búsqueda de Claudinette en la neblinosa  medianoche parisina,  para no garparte el feca. “…Muchacho de cafetín, adornao con pilchas pobres. Feliz con la fortuna, de no tener un cobre..”
Te cuento, que la actualidad nos marca un restaurant; Gran Sur, y una placa en el frente del boliche, que canta: “Esquina Julián Centeya”. ¡ porteñazo el hombre !
 
Ahí nomás está Chiclana, supo ser barrio y calle también. La diagonal persiste, la yeca también, pero el rrioba se fue a acoyalarse con Patricios y Boedo.
Te imagino, un domingo cualquiera saliendo del feca con Julián, cruzar Boedo, pasar, guiñándole un ojo pedigueño a San Bartolomé rumbo al feca La Grasita de los hermanos Ignacio y Martín Ciordia. Chiclana 3407, lugar de reunión de los simpatizantes de Huracán, previo partido y partida hacia Chiclana y Alagón, casi Av. La Plata, donde se encontraba la cancha. Te imagino, con “….Tuco”, el extraño vagabundo de la calle Garay, mirando “medio partido” desde las montañitas de Chiclana…” Te imagino, con “Mario Luppi, Malerba, Ginebra, Banchero, Pepe Barreiro, Bivernat, Cantoni, Armando, Bergantito, Durán, Sabelli, Ader, Tamangotes Rabanal, y todos los que entonces parecían muchos en la tribuna de Chiclana…”  (Poemas, prosa y cuentos cortos. H.Manzi. Ed. Corregidor “Treinta Años de Recuerdos Alrededor de un Globo”.) Te la bato de una, comprenderás que la barra que “parecían muchos” ‘fueron’, al igual que ‘los hermanos’, no obstante se mantiene el  boliche, bien boliche, con otro nombre y dueño. Coqueta, firme y orgullosa, la San Bartolomé, vieras lo linda que está, recién pintadita. Tu Globo, que lo llegaste a ver “dueño de una sede lujosa y del primer estadio sudamericano” (“Poemas..Treinta Años…) a veces, con poco aire, sigue volando para tu tranquilidad y la de Julián.
Te imagino, haciéndote una escapadita por Parque de los Patricios, un domingo cualquiera, para matar el vicio tanguero en el glorioso feca, de Rioja y Caseros, “¿ Es que el Café Benigno,….en cuya pizarra de billar se colocaba el resultado de los partidos de primera cuando no había radio ni sextas ediciones…no formaba parte de la historia de Huracán..?” (“Poemas..Treinta Años…)
 
Y te imagino, siempre enfocando al sur, de once así nomás. ¡Cómo te gustaba patear por las calles porteñas!, y vas llegando a tu Pompeya. De jonca, que el colegio de don Abraham Luppi, con su curtiembre familiar y el paredón, como límite extramuros a la pampa, cada tanto bañada por el Riachuelo, ya son historia,  “…Sur, paredón y después…Más allá la inundación”, como también tu admirado Director de Estudio, el tano garibaldino Eduardo Colombo Leoni. Sabés, que tus compañeros de travesuras, ya no están, pero, tenés ganas de mandarte igual, y te acompaño. Añorás la campana que llamaba a descanso, el piberío corriendo detrás de la pelotita “…en cuyos recreos del lunes se comentaban los goles y las jugadas del domingo…no era un vivero de jugadores y simpatizantes de Huracán..?” (“ Poemas…Treinta años ...)
 
Centernera y Esquiú, ahí nomás de Nta. Sra. de Pompeya, “…Barrio de tango, luna y misterio, calles lejanas, ¡cómo estarán! Viejos amigos que hoy ni recuerdo ¡qué se habrán hecho, dónde estarán…!
Te ves y me imagino verte, en la ventana del cole, fichando allá la pampa y acá la herrería del tropero Antonio Musladino, en Centenera y Tabaré. “…la esquina del herrero, barro y pampa…” (Sur)
Buscás y sabés que no lo vas a encontrar, al hijo del herrero, compañero y amigo, Oscar. ¿si lo habrás cargado? ¡cómo le piantaba al laburo! Un señorito. Pulcro de la cabeza a los pies, pasando por las manos, que le escapaban al martillo. La herradura de la suerte era una falacia, inventada por los trabajadores del gremio, para el recambio. Por tal motivo, él, no, siempre con manos relucientes. “…¡Porteñito! ¡Manoblanca!...Vamos ¡fuerza, que viene barranca! ¡Manoblanca!...¡ Porteñito! ¡Fuerza! ¡vámos, que falta un poquito! ¡Bueno! ¡bueno!...¡Ya salimos!...Ahora sigan parejo otra vez, que esta noche me esperan sus ojos en la Avenida Centenera y Tabaré…”  “ La herrería es la pampa del barrio, donde todavía se anuncia la mañana, con el clarín del gallo…” (“Poemas..”) Te tiro una buena, el bulín del primer piso del Colegio Luppi, persiste. Un consejo, no se te ocurra, subir a fichar la herrería de Musladino, como presentís, igual que su dueño, pasó a mejor vida. Pero, te tiro otra buena, la esquina de Centenera con Tabaré, fue abierta, para que pasara tu apreciado Eduardo Colombo Leoni, en un pasaje de una cuadra. ¡ Qué tal !
 
Viste Barba, todavía en el rrioba porteño se respira Arrabal. “Arrabales porteños de casitas rosadas… Donde asoma la higuera…en tus patios abiertos las estrellas se asoman…” Te imagino, caminando por Esquiú con José Dames. El Pepe, que una día se piantó de Pompeya a la Pepirí de Patricios, en la búsqueda infructuosa de la piba más mimada por la muchachada. Y fuiste y Fuimos, vos la letra, y el,  la música. “…Fuimos abrazados a la angustia de un presagio por la noche de un camino sin salidas,…”  Para que te pongas contento, una plazoleta entre las calles Esquiú, Tilcara y Abraham Luppi, lleva su nombre. Toda la hinchada junta. Por supuesto, vos no podías faltar, ahí nomás figurás como una calle más de tu Pompeya. Ah, no se si notaste, enfrente de la plazoleta, por Esquiú, está la famosa casa, todavía pintada de rosa. Grande patio abierto, donde asoma la higuera, que de seguro cobijará innumerables estrellas, para iluminar la paz de los ancianos moradores, hasta que les llegue la noche. Ahora, se le dice, Residencia Geriátrica.
 
Se me hace, que el amor anduvo por Pompeya, lo viniste a imaginar, sabiendo que no lo encontrarás. Te tienta, patear por esas calles juveniles, buscando las travesuras que no volverán, pero, que forman parte de tu vida. Fueron, grabadas en tu retina están, andá a buscarlas. Mandate por Corrales al 1200 Date el gusto, quien dice que por ahí, tu porteña imaginación, te hace aparecer a la Juanita, una pebeta de aquellas, que, con dejo nostalgioso y cabello rubio, una dulce sonrisa te obsequiará. “Barrio de tango, que fue de aquella, Juana, la rubia, que tanto amé. ¡Sabrá que sufro, pensando en ella, desde la tarde que la dejé…! Se y lo sabés  que con Juana simbolizás la piba de barrio, que fueron muchas y ninguna, cuando el metejón te brotaba cada día, cada noche, pasajero sí, pero imborrable.  “…No habrá ninguna igual, no habrá ninguna, ninguna con tu piel ni con tu voz…” Que también, quizás, pudo haber sido una en particular y ninguna en general. Vaya uno a saber. En las cosas del querer, siempre queda más pituco busca afuera, lo que, respetuosamente, está en casa, querida Casilda.
 “¡Corazón…! En aquella noche larga maduró la fruta amarga de esta enorme soledad… ¡ Ya no estás..! Y tu ausencia que se alarga tiene gusto a fruta amarga, a castigo y soledad..”
Te me estás poniendo demasiado melancólico. Claro son años de efervescente masculinidad, añoranzas imborrables de lo femenino que participó de tu vida: “Es tan triste vivir entre recuerdos…No habrá ninguna igual, todas murieron…” 
 

retroceder  avanzar 

 
 
 

Palermo Mío

La Floresta

Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas