www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Cristina Suárez nos cuenta historias y anécdotas de los barrios porteños

retroceder  avanzar

Ir a la página principal de Cristina Suarez

Contacto: email

27/08/2006 - Mi abuelo gringo

Esta poesía la escribí para mi abuelo Antonio Torchetti, un inmigrante italiano que nació en Potenza-Calabria-Italia y que un día como tantos inmigrantes vino a esta tierra nuestra a encontrar un lugar en el mundo.
Aquí se casó, tuvo cuatro hijos, (dos mujeres y dos varones), una de ellas era mi mamá Rosa. Mi casa de la infancia, era una casa con parrales, donde vivían mis abuelos maternos, en la misma cuadra vivían mis tíos y mis primos. Mi infancia fue muy feliz siempre compartida con la familia, mis padres, mi hermano, rodeada de amor, de contención y de esas vivencias tan ricas que sólo dan los abuelos, por sus años. Recuerdo que me encantaba escuchar los cuentos de su pueblo en Italia, de cómo vino a la Argentina, primero él y luego mi abuela Francisca., contaba las peripecias que pasó en el barco. Cuando venía un paisano, íbamos al puerto a esperarlo, no puedo olvidarme de la cantidad de gente que venía y todos gritaban los apellidos en voz alta hasta que al fin se encontraban, traían noticias de su tierra, de su madre, sus hermanos, todos los que quedaron allá.
Cuando llegaba una carta, todos nos sentábamos alrededor de la mesa y mi abuelo leía, a veces eran cosas alegres, pero a veces eran malas noticias y todos acompañábamos el dolor con respeto y con mucho amor todos juntos siempre, para que la pena se comparta y duela menos.
Era un tiempo donde los mayores eran escuchados, donde se los respetaba, donde eran útiles y así se sentían, donde su palabra era aceptada y donde se aprovechaba el tiempo que ellos tenían para nosotros, sus nietos.
El bario de Barracas, también fue un barrio donde los inmigrantes se alojaron en busca de trabajo, donde nacieron sus hijos y luego sus nietos, en homenaje a todos los que alguna vez dejaron a sus padres y algunos nunca más los volvieron a ver va este homenaje.

Cristina Suarez

Esos ojos celestes de mirar cristalino
tenían la tristeza que viene con los años,
pero a pesar de todo, yo pude ver el mar
que te alejó del pueblo donde quedó tu madre.
Al llegar a mi tierra, formaste tu familia
y de esa hija tuya, un día llegué yo
para alegrar tus tiempos.
Me regalaste todas las horas de tus días
y también tus momentos tan llenos de experiencia y de sabiduría.
Como un libro de cuentos lleno de personajes que habitan el pasado me los contaste todos, para que por las noches, cuando termina el día
yo cerrara mis ojos y durmiera tranquila.
Vos fuiste mi maestro, tenías el diploma, que te extendió la vida y junto a vos y al diario, aprendí a leer las letras y a escribir las palabras que me permiten hoy, plasmar en estos versos, tus mimos, tus caricias, tu ternura de abuelo que se selló en mi alma.
Y hoy cuando recorro el patio con parrales de mi casa de niña, te veo transitar, con el paso tranquilo y te quiero contar, que he sido tu discípula, todo lo que me enseñaste, lo trasmití a mis hijos.
Ellos saben que yo, aunque ha pasado el tiempo, guardo como un tesoro, tu mirada serena y toda la nostalgia de esa lejana tierra,
donde nació aquel gringo.

21/08/2006 - Una Vecina de Novela

Mabel Pessen“Acá nací, aquí me crié y aquí moriré, el barrio es mi casa, mi querido Barracas”,- así lo define una vecina de novela, Mabel Pessen.

De pícaros hoyuelos, de carcajada sincera y una cara conocida de la televisión, hizo  muchas telenovelas con  los recordados y queridos Abel Santa Cruz y Alberto Migré.

Su humor la caracterizó siempre, debutó en televisión en marzo de 1962, en el elenco de “Señoritas alumnas”, pero ya había hecho teatro en 1958, debutando con “La zapatilla prodigiosa” y desde hace 44 años su cara sigue apareciendo en la pantalla chica, piensa que la tele debe reflejar la realidad, con un toque de arte y otro de magia, cuando en la calle el hombre te dice “ a usted la veo en la tele”, cartón lleno, es el mejor termómetro. Si un hombre sigue una novela es que estás haciendo un exitazo, a las mujeres las tenemos de aliadas, pero si se prende un hombre con la novela es yapa.

Trabajó junto a Soledad Silveyra, Arnaldo André y China Zorrilla en la novela “Pobre Diabla” donde terminó siendo la coprotagonista,

Piensa que la televisión actual tiene la inmediatez, ahora todo se improvisa, todo es apurado, para ayer, antes  se podía leer el libro con más tiempo, había más ensayos antes de grabar y para hacer una obra había que estudiar mucho, las cosas eran más elaboradas, ahora todo es más light.

Empezó con María Herminia Avellaneda, la que le enseñó a respetar y escuchar al actor mayor, piensa que una persona culta generalmente es educada, hoy falta eso, la humildad y lo serio de la cultura. Siempre se sintió protegida, cuidada, se siente feliz y rica porque trabaja en lo que le gusta y con la gente que quiere. Su trabajo es visceral,  no puede hacer nada superficial, piensa que es más ágil la comedia, una escena dramática compromete todo el organismo.

Sostiene que el arte tiene que ver con la política por eso le importa la crisis, sus ojos azules y pícaros la muestran como una actriz de carrera, una luchadora que desde su Barracas natal, tiene una entidad cultural en marcha, los actores siempre buscan trabajo y  con ese optimismo que solo tienen los que dejaron su alma y su huella en los teatros y canales de televisión, no descansa y se dedica a su labor como presidenta de ABC (Asociación Barracas Cultural), una entidad que formalizó con nativos del barrio como Marta Frigerio, Roberto Martínez, Elba Orellanos y otros, todos abocados a generar eventos culturales

Esta vecina ejemplo, egresada con medalla y premios del Conservatorio Nacional, dice que “esto recién empieza” y no se cansa de recordar a los actores que admira Anna Magnani, Julieta Massina, Marlon Brando, Robert De Niro, Al Pasino, Victorio Gassman y Anthony Hopkins.

Este homenaje es para una vecina de novela, una persona que no deja de desparramar humor y cultura por su Barracas natal, barrio que ama y por el cual trabaja día a día con proyectos culturales. 

Cristina Suarez


Algunos datos fueron extraídos de un reportaje que hizo en el año 2002 al diario Clarín y a Cultura de Río Negro un diario on line.

La foto es una imagen de artistas de telenovelas argentinas sacada de Internet.

Ir a la página principal de Cristina Suarez

retroceder  avanzar 

       Buscar en barriada.com.ar y en  
buscador Google




Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
 
Palermo Mío

La Floresta

Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas