www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Cristina Suárez nos cuenta historias y anécdotas de los barrios porteños

retroceder  avanzar

Ir a la página principal de Cristina Suarez

Contacto: email

25/05/2006 - Amor por la palabra

Un 23 de abril de 1932, nació en Barracas un niño que con el tiempo sería el orgullo no sólo de sus familiares, sino también de los barraquenses y de los argentinos,
Roberto Palese, conocido como "Cacho Fontana", Creció con el amor de sus padres, la pelota de trapo, la barra de la esquina de Olavarría y Vieytes y el sueño del pibe, ser locutor.
Su pasión por la música de tango, nació con él, y por esas cosas raras del destino un día sin querer se lo vio presentando una orquesta. Quizás porque nació en un barrio de tango, donde se tocaba el bandoneón, donde el honor se defendía en los duelos, donde "la palabra" era un cheque al portador, o porque lo vivió desde chico y fue la letra del tango la que le enseñó el lenguaje de la calle, a abrirse camino, debe ser por todo esto que al escuchar un tengo, se llena de nostalgia, de recuerdos añorados, de su infancia junto a su mamá y a su papá ferroviario o de ese beso robado a una dama en algún zagúan de Barracas.
Luego vino el éxito, la radio, "El Fontana Show" "La Revista Dislocada", debutó con Luis Snadrini, Anibal Troilo,
¨Tita Merello en un programa llamado "El Relámpago" estaba haciendo el servicio militar.
Luego vino la televisión al lado de Pinky, también "Odol Pregunta" , "La Campana de Cristal" y "Video Show" fue reconocido no sólo por sus colegas sino por todo el público. Su nombre es sinónimo de esfuerzo, de chico de barrio, de hijo de familia trabajadora y humilde que supo dejarle la herencia de la dignidad, de la lucha, del amor y del arrepentimiento.
Hoy es este humilde homenaje a un ídolo, a un ejemplo, tan poco encontrados hoy día, de un muchacho humilde, que se fijó una meta y lo logró, con esfuezo, con trabajo, con todo eso que mamó de purrete y con el gran peso de un barrio histórico como este donde nació, donde aprendió a defender el contenido y la difusión de "la palabra" esa que tanto amó.
Jorge Fontana "Cacho", como le decía Doña Nieves, su mamá, es un hombre con defectos y virtudes pero la grandeza de los hombres es reconocer sus aciertos y sus desaciertos y de eso él tiene de sobra.
Gracias "Cacho" por hacernos quedar tan bien a todos los argentinos y en especial a tus vecinos del barrio.

Algunos datos fueron extraidos de se sitio Web, donde cuenta su vida:

http://www.jorgefontana.com.ar/

 

14/05/2006 - A 100 años de la inauguración del Congreso de la Nación

El primer Congreso Nacional comenzó a funcionar en Paraná, capital de la Confederación Argentina en el año 1854 y permaneció en este lugar hasta 1861, cuando las tropas al mando de Mitre vencieron a las tropas de Urquiza en la “ Batalla de Pavón”.
El cuerpo se trasladó a Buenos aires y se instaló en la Legislatura (Perú 272), este edificio situado en la Manzana de las Luces, fue asiento del Congreso de 1824 que sancionó la Constitución propuesta por Bernardino Rivadavia en 1826.
Luego se trasladó a Balcarce y la calle Victoria ( hoy Hipólito Irigoyen) en diagonal a la Casa Rosada y permaneció allí hasta la inauguración de su sede definitiva el 12de mayo de 1906, día en que se llevó a cabo el acto inaugural en el barrio porteño de Balvanera.
A una escultora argentina LOLA MORA, nacida en la actual provincia de Salta, que al momento de su nacimiento correspondía al Obispado de Tucumán ( año 1836), se le encargó la construcción
de dos grupos escultóricos; por un lado La Libertad- El Comercio y dos leones y por el otro La Paz- La Justicia y una figura masculina.
Dichas esculturas se encontraban al frente del Congreso Nacional el día de su inauguración, pero la sociedad de la época estaba muy lejos de entender los valores estéticos que la escultora le daba a sus obras y las mismas fueron criticadas duramente, sin miramientos y en forma despectiva; en el año 1915, fueron retiradas del frente del Congreso Nacional de Buenos Aires y fueron donadas a la provincia de Jujuy.
La misma escultora supervisó en 1927 la distribución de esas esculturas en distintos lugares de la provincia de Jujuy. El mismo Congreso que la desterró en el año 1936 cuando la escultora se hallaba enferma y pobre le otorga una pensión de 300 pesos-
Los muros del Congreso son testigos de la lucha que tuvo que llevar a cabo la mujer para ocupar un lugar merecido en la sociedad y en el Parlamento. El día del acto inaugural del edificio del Congreso, fue notable y muy comentada la presencia femenina a esa ceremonia, porque no era usual que las damas concurran al Parlamento.
La Señora Eva Duarte de Perón logra en 1947 sancionar en el Congreso el derecho al sufragio para las mujeres, otra mujer que defendió este derecho fue la Dra. Alicia Moreau de Justo, que logró ocupar un papel impensable para la mujer en los años 1900, logrando recibirse de médica, militando en el socialismo, fundando agrupaciones de bien común, defendiendo la democracia, la participación de la mujer y su emancipación política y civil, la educación pública y los derechos humanos y laborales de los asalariados hasta su muerte a los 101 años.

Información sacada de la biografía de Lola Mora (enciclopedia ENCARTA)
Biografía de Alicia Moreau de Justo (Mendoza.edu.ar)
La página digital senado.gov.ar/aniversario

14/05/2006 - A 200 años de la llegada de la primera invasión inglesas a Barracas y de la Reconquista de la ciudad de Buenos Aires

El 26 de junio de 1806, los invasores ingleses cruzaron los bañados de Quilmas, iniciando la marcha hacia la ciudad, desembarcaron en Quilmes y emprendieron la marcha hacia el río de Barracas. Las milicias enviadas por el virrey Sobremonte al mando de Arce, les hicieron frente pero se desplegaron rápidamente ante los primeros disparos de artillería inglesa.
Además se montó una guardia en el puente de Gálvez, a efectos de evitar el avance enemigo por allí. El virrey se dirigió a Barracas, haciendo creer al pueblo que iría a enfrentar a los ingleses para echarlos, pero se quedó en los altos de la Convalecencia a observar las operaciones del enemigo al otro lado del río Barracas, preparado para huir en cuanto la cosa se complicara. Sobremonte pasó la noche en el mirador de la finca de Gálvez y ordenó a un militar dirigirse al edificio de Marcó que se encontraba en la actual calle Bolivar a espaldas del Parque Lezama. Al anochecer los ingleses concentrados al sur de Barracas tomaron la casa de Gálvez y avanzaron en un fuego cruzado sobre la ciudad. El cobarde virrey que había observado todo se marchó, primero a los Montes de Castro en Flores y Morón y luego a Córdoba. Mientras tanto 500 hombres en total se quedaron a cerrarle el paso a Beresford al mando de las tropas inglesas. Las tropas inglesas atravesaron los caminos de Barracas y al son de tambores y clarines se internaron en la ciudad ante la desesperación del pueblo y la cobardía del virrey. El 27 de julio de 1806, los invasores se apoderaron de la ciudad de Buenos Aires, decretaron la libertad de comercio, ofrecieron garantías a los habitantes, les aseguraron el respeto a la propiedad y el derecho de ejercer la religión católica, y los eximieron de nacionalidad británica y declararon que el Cabildo y los magistrados continuarían en el ejercicio de sus funciones. Por otra parte exigieron el juramento de lealtad al rey Jorge III a las autoridades civiles y eclesiásticas, a los comerciantes y a los vecinos principales, lo que causó un revuelo de indignación entre la gente común, a la vez que los destinatarios de la medida la acataron, en su mayor parte, con total sumisión; Manuel Belgrano fue uno de los pocos patriotas que se negaron a la jura, emigrando a la Banda Oriental.
La oposición de la iglesia al “hereje” y la fe católica de la población fueron importantes factores en la gesta de la reconquista, donde estuvieron unidos españoles y criollos. Pero una vez más la cobardía fue vencida por el pueblo, la gente de Buenos Aires luchó por la libertad, los ingleses fueron derrotados por las fuerzas organizadas por Santiago de Liniers y el 12 de agosto de 1806 Beresford se rindió llegando así a la Reconquista.
Vicente Fidel López dijo…”Buenos Aires en 1806 ya era muy grande y poderosa para que mil seiscientos o dos mil soldados ingleses, pudieran conservarla sometida, aún después de haberla ocupado por la sorpresa y por la cobarde ineptitud de un hombre, virrey por acaso, y sin aptitudes para defenderla…”
Después de la Reconquista, el pueblo de Buenos Aires vivió la euforia lógica de quienes después de soportar horas llenas de ansiedad e incertidumbre, lograron liberarse por su propio esfuerzo y valor.
El pueblo agradecido mencionó los nombres de Liniers, Álzaga y Pueyrredón con agradecimiento ante la ayuda recibida para reconquistar la ciudad, aunque todos habían sido héroes.
El profesor Julio Ruíz habla de la otra cara de las invasiones inglesas, y según el diario “La Mañana” de Bolívar del 15 de agosto del 2005, el historiador que revela aspectos poco difundidos de la historia, que se hallan ocultos en los entresijos de las páginas oficiales dijo…”Nosotros tenemos la historia oficial pero también la otra, que está escrita pero no difundida. Una de las cosas que hay que saber es por qué vinieron los ingleses, quién los sedujo para que lanzaran la invasión, hubo muchos proyectos para que vinieran, porque al comercio de Buenos Aires le convenía sobremanera la forma de comerciar del inglés y el monopolio español. Los ingleses llegaron a Buenos Aires hacia 1770 con el contrabando trataron de que eso se legalizara, a través de una anexión a la corona inglesa o bien mediante una declaración de la independencia con el apoyo inglés.”
En Bolívar la Asociación Sanmartiniana planeó relacionar todas sus propuestas del año con las invasiones inglesas, porque se trata de un hecho que puso una bisagra en la historia argentina y en consecuencia muchas de las cosas que ocurrieron después tienen su origen allí.

Se sacó información de “Las invasiones inglesas del Río de la Plata” página digital.
De la revista digital de cultura “ Sitio al margen” de donde se imprimió la imagen. De “Aquí Bolivar Diario La Mañana” Virtual nota de José Castro.
Y del Historiador de Barracas Enrique H. Puccia

01/05/2006 - El mito de la constelación tanguera

 

Eduardo Arolas Eduardo Arolas nació en el barrio de Barracas, el 25 de febrero de 1892, hijo de franceses analfabetos de Perpignan, vivió en la calle Vieytes 1048, frente a la placita Herrera.

Trabajó de dibujante, decorador y guitarrero junto a su amigo “Mochila” González en los bares de la zona. Su verdadero nombre era Lorenzo Arola, su amigo lo inició en los secretos del bandoneón sin imaginar lo que llegaría a ser Arolas con ese instrumento recién incorporado.

Con 17 años ya estaba sumergido en el tango, visitaba la casa de Rosita Quiroga su amiga intentando enseñarle a tocar el fueye a un medio hermano de la cantante.

Francisco Canaro en sus memorias, lo describe así… “Tanta pinta de compradito, llevaba sombrero gris claro con cinta y ribetes negros requintado sobre la frente y vestía traje de cuadritos trencillado de negro y pantalón con ancha franja del mismo color y en la bocamanga tres botoncitos de nácar; chaleco de fantasía ribeteado y corbata plastrón decorada con un vistoso alfiler”. Era buen mozo y atrayente, tenía pestañas largas y cejas tupidas, una hermosa dentadura, cutis trigueño y ojos negros grandes.

Comenzó a forjar su leyenda en el café “Una noche de garufa” de la calle Montes de Oca 1681 y a su primer tango le puso de título el nombre del café.

Lo acompañaron en su comienzo gente de su barrio Barracas, como Bernstein, Luciano Ríos, Eustaquio Urruzun y Luis Catalán, con todos ellos anduvo tocando serenatas, integrando rondallas y bautizándose en la bohemia de la época.

En poco tiempo lo llamaron “El Tigre del bandoneón” y compartió aplausos con Bardi, Orsi, Marcucci y otros. Formó su gran conjunto con  Julio De Caro y Rafael Tuegois (violines) Luis Bernstein (bajo) y Goyeneche (piano) y en bandoneón E. Arolas. Los tangos coreados por los integrantes de la orquesta fue otra de las festejadas innovaciones del director y tuvo plena vigencia con un tango suyo dedicado a su amigo de muchos años Rafael Tuegois.

No fue un ejecutante virtuoso, ni un estilista del bandoneón, aportó los fundamentos de un concepto bandoneonístico en la conformación sonora de las orquestas de tango.

Según Julio De Caro, le aterraban las estridencias instrumentales y la marcación machacona y monótona del ritmo cortante y acelerado, pero logró imponer el sonido ligado y los matices en sus mayores posibilidades de expresión, llegando a ser el artífice de la musicalidad interpretativa del tango.

 Se embarcó hacia Francia con su novia francesa, al regresar a Buenos Aires nunca pudo superar su fracaso amoroso y regresó definitivamente a Francia.

Para ingresar en la leyenda, se creyó que había muerto en una disputa entre machos en Francia. El poema de Cadícamo parecía certificarlo definitivamente: (En una cayeja sola/ y amasijao por sorpresa/fue que cayó Eduardo Arolas/por robarse una francesa…”). La realidad indica que murió de tuberculosis el lunes 21 de septiembre de 1924 en el hospital Richard de París. Contaba apenas 32 años en el momento de su partida. SADAIC repatrió sus restos el 19 de abril de 1954, y antes de depositarlo en el panteón de la sociedad de autores, lo pasearon por su viejo barrio de Barracas haciendo un alto en la Placita Herrera frente a su casa natal. El que nunca volvió fue su legendario bandoneón, pero la semilla ya había echado raíces y frutos fuertes.

 

Biografía de Eduardo Arolas/Boletín Argentino/José María Otero.

01/05/2006 - Una mujer extraordinaria

Una narradora que se dibuja a los ojos del lector como una persona inolvidable, Graciela Cabal, una escritora que nació en Barracas en el año 1939 y desarrolló una larga trayectoria cultural, la docencia, el trabajo editorial, el periodismo y la creación literaria. Nacida para defender la dignidad y los derechos de los escritores, por esa razón estuvo desde la fundación  en la Sociedad de Escritoras y Escritores Argentinos (SEA).desempeñándose como Vicepresidenta. Escribió para niños, sus obras más conocidas son "Tomasito" y "Tomasito y las palabras", "Un cuento de hadas y no tanto" y "Las hadas brillan en la oscuridad".

También escribió para adultos y dentro de su larga obra se puede mencionar "Secretos de familia" y "La emoción más antigua". En 1990 fue galardonada con el 2do. Premio Nacional de Literatura Infantil y en 1999 obtuvo por "Secretos de familia", el Premio Especial Ricardo Rojas.Esta obra consiguió inventar una voz narrativa autónoma que mira la realidad y cuenta una historia. y de esa mezcla entre Graciela Cabal su autora, la mujer-niña y la narradora de cuentos infantiles nació el personaje que protagoniza y narra "Secretos de familia"..

Graciela Cabal falleció el 23 de febrero de 2004. Confucio decía..."Vale más encender un fósfora que clamar en la oscuridad". Esta hermosa frase, Álvaro Abós, un escritor amigo en homenaje a la escritora fallecida, reformuló así:"Hay algo mejor que lamentar la pérdida de Graciela Cabal y es celebrar que ella haya existido"

Homenaje a Graciela Cabal  de (SEA) y G.Roldán, Sandra Comino y M.Giardinelli.

Ir a la página principal de Cristina Suarez

retroceder  avanzar 

 

Palermo Mío

La Floresta

Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas