www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Mensajes y opiniones de los vecinos sobre el barrio de Boedo

volver a la página del barrio


escríbanospóngase en contacto

retroceder  avanzar

- 19/02/2007 -  Mario A. Navarro: ¿BOSTEROS EN BOEDO?

¡Es cierto aunque UD no lo crea!... somos “la mitad más uno”.
Nací y viví en la calle Pavón entre Quintino Bocayuva y Castro, durante 40 años, casas bajas, puertas arrimadas, patios con plantas y vecinos sentados en la vereda y el tranguay, líneas 26 y 44 sobre la avenida Pavón con doble circulación. – Orientación hacia el este los “quemeros” y en el oeste los “cuervos”…!!!! Linda yunta como para tirar un carro !!!

Los domingos cazábamos dos bondis, el 4 y 46 en mezcolanza y zarpábamos con rumbo a Patricios y Pinzón, después gambarola, empedrado y barrera ferroviaria por medio… hasta “LA BOMBONERA”.

Década del 60 comienza el “fútbol espectáculo”, Don Alberto J Armando pone toda “la torta” y compra medio equipo de extranjeros, Davoine, Sasia, Edson Dos Santos y el peruano Benítez un 4 “fuera de serie”, más el gordo Feola como DT, que había sacado campeón del mundo a Brasil en el 58, pero salimos “quinto y pegando”.
Pero del 62 en adelante años de gloria para la “azul y oro”… Éramos una “banda” en el “rrioba” para ver a “BOQUITA”... Alberto (a) panadero, los hermanos Longo, Pedrito (a) mecánico Roberto Spadafora, Alberto (a) el gordo, Miguel (a) el loco, Polo (a) el tintorero y Cesar su cuñado, Beto (Carranza), Luis (a) Meneche, Jorge y Ulises (a) los griegos, Alfredito... ¡Pido perdón si me olvide de algunos! Los años no vienen solos, pasé largo los 60 y las “plaquetas” del balero se gastan por el tiempo.

El argentino es cambiante en sus gustos personales, minas, escolazo, marca de autos, etc. Pero lo que se lleva a la tumba como una “marca indeleble en el orillo”, es el club del cual es seguidor.
En mi caso personal “bostero de pura cepa”, con misión cumplida en esta vida al sumar un “xeneize” más Guido, ahora somos… “la mitad mas dos”

Boedo, recuerdos juveniles, 15 de Febrero 2007 “Navarrito”

- 02/02/2007 Ricardo Lopa: Un indio en bicicleta

En los cincuenta, los pibes porteños; además de pelotita de goma en adoquinado como cancha, y árboles en diagonal como arcos, nos mandábamos a la bici. Los reyes magos, siempre solícitos, cada tanto nos arrimaba una.
Ricardito no fue la excepción. Primero, rodado 16, vea de muy pebete, hágase el bocho de los 6 años para adelante. La de 22, a los 10 u 11, con la cual tirábamos casi hasta los ‘largos’. El nene, a los 14; si no fuera por los vellos, tiraba un poco más. Por fin llegaba la consagración la 28. Había opciones; don Pedro y Cicarella. El primero, morador de Castro, retacón calvo morrudo y rutero dominguero. Callado el hombre, de profesión ‘bicicletero’, gauchito para cualquier arreglo. En cambio Cica, con negocio sobre Pavón ahí nomás de Castro, era primero vendedor, luego otras yerbas. Por esta razón, supongo, es que los viejos siempre le compraron la bici del nene.
Bueno ya tenés el instrumento, usalo. Dardo, nuestro vecino, “chicos, ¡ qué tal si nos largamos a la costanera ! Ayer fue nomás. Domingo tipo 11 hs, no vaya cuestión de madrugar, el ‘mayor’, con su inglesa de la guerra, y los tres nenes. Dardito, Coqui y Ricardito. Para los bepis era toda una aventura.
A esta altura, Ud. preguntará ¿y el indio, cuándo aparece?. No se apresure, ya viene maloneando. Y repregunta ¿ tanta bici, y ningún campeón ? ¡ Como de los potreros salieron muchos y muy buenos futbolistas, supuestamente, del adoquinado de Boedo también debió haber salido un gran ciclista !
Sabe viejo, dio en la tecla. Boedo, tuvo su campeón. Claro que no fue Ricardito. Ojo que andaba, pero, de entrecasa. Medio atropellado había sido el nene. Cierta vez, en rauda entrada por Castro Barros al llegar a Pavón, a un fulano, mejor no le cuento. Bueno, sí, ahí va, el tipo no tuvo mejor ocurrencia que asomar a la calle primero la escalera y después pispiar. Vieran a la bicicleta continuar su recorrido hasta la esquina, pero sin el nene, que fue desmontado, como le hubiera sucedido al intrépido gauchito que faroleó con el llobaca más jodido. Sepa, que para la ocasión, Ricardito tenía ocho años.

Le hablé que el sumun era llegar a la de rodado 28 y si de carrera con tubos, tenía cambios, punteras y botellita adjunta para refrescarse, mejor. Bueno la de Ricardito, si bien era 28, decían para conformarme que era de media carrera, minga de tubos, no tenía cambios, ni punteras, ni menos botellita. Pero algo especial la galardonaba: el armado era fruto de Carlos Alberto Vázquez (‘El Indio’) que se la había dado a Cica, en concesión, para la venta. Don Antonio, en un reyes la cachó, “esta es para el nene” y puso. Doña Elsa, la ocultó hasta el ansiado día y la cedió no antes de la madrugada del 6 de enero en los nacientes sesenta del siglo XX. ¡Qué máquina!, chamullaban los pibes del barrio.
Carlitos, vivía en Tarija, entre Castro y Castro Barros, sabe, ahí nomás de la panadería de doña Josefa y del dulce de leche suelto. Era tan veloz en bicicleta, como un ‘indio’ a caballo, inalcanzable. Por supuesto, en el barrio era el tipo a imitar. En algunas cosas imposible, en la pinta estampada en la bicicleta, con sus casi 1,90 mts de altura, bueno, por lo menos así lo veía el nene. Cuando se aproximaba, al pasar dejaba huella, era un tractor humano montado a la bici. Su sola presencia merecía respeto.
Primeros las hazañas en el barrio. Por si no lo sabe, antes se organizaban carreras por las cuadras. Recuerdo las de la calle Inclán y Castro. Carlos, siempre al frente.
La barra decidió ir a alentar al Indio donde fuere. “Boedo Presente”, rezaba la bandera, que con mucho esfuerzo, colecta de por medio, estuvo presente donde el ídolo compitiere.
Se acuerda del antiguo circuito K.D.T., Palermo, creo que tuvo una racha de cinco carreras consecutivas ganadas. “El Gráfico “ lo atestigua. La memoria es falible, si le interesa, confírmelo.
Sabe, al tiempo apareció por el rrioba, un muchacho que venía, creo, de los pagos de La Plata. Estampa y ganador como el nuestro, el Indio lo cobijó. Duilio Biganzoli se supo hacer querer.
Recuerdo, volviendo a Carlitos, que la barra fue, cierta vez, al mencionado circuito de Palermo, a ver la llegada de una “doble”. Expectativa, aparece ganador el Indio cómodo y echándose agua, así cruzó la llegada. Abrazos. Al rato largo, no acordamos del segundo ¿quién entró?, por ahora nadie, fue la respuesta. Habían pasado diez minutos. Continuamos festejando. Las malas lenguas dicen que arribó, pero ya la barra estaba en Boedo.
Le cuento, que por varias temporadas la muchachada también se trasladó al Luna Park. Si, el nuestro, corría los seis días en bicicleta. El compañero, Antonio Alexandre. ¡Qué dupla!. Supo venir el italiano, campeón del mundo, Fausto Coppi, que hizo pareja con el subcampeón mundial, el argentino Jorge Batiz. Vázquez-Alexandre, puntearon durante varios días. Todos sabíamos, parola de los mayores, que los campeones mundiales cuando salen de su país en exhibición, como la del Luna, no pierden, y lógicamente así sucedió.
Me pregunta ¿cómo continuó la trayectoria del Indio?. Después de un paso triunfal por Europa, fue campeón panamericano, que no es poco. Ah, el año, se lo debo.
¿La Barra de Boedo? Agradecida. Tenía que llamarse Carlos nomás, nuestro Gardel en bicicleta.
Le cuento, antes y después de la gran trayectoria, el Indio, cada tanto, se venía con la muchachada a la esquina, la que supo ser la mimbrería de Dardo ‘el mayor’, a chamullar. ¡Qué tal! El que es grande, lo es en toda ocasión, no pierde la humildad. Al tiempo de tener la bici, me llama “Ricardito, la armé yo” “qué tal”. Le digo, se me cayeron los broches del pantalón de la emoción. “de diez, Carlos, un maquinón”. A partir de ahí, me sentía de 1,90 mts de altura. Era Gardelito.

Recuerdo, que cuando dejó el ciclismo competitivo, se casó con una agraciada rubia, tan alta y delgada como él, se compró un Ford T, que hacía maravillas, ni la vereda se salvaba; a los ídolos se le perdonan algunas locuras, por eso son grandes, se puso una fábrica de infladores y se rajó para Ciudad Evita, donde le perdí el rastro.

Bueno, esta es la historia de un Indio, que supo andar en bici por las calles de Boedo, que era tan excelente en corridas, que ni rastro dejó.

Ricardo Lopa
Boedo, febrero de 2007

- 10/01/2007 Ricardo Lopa:El tango que iluminó Boedo

Mi cuadra no fue la excepción. Allá por los sesenta supo haber también un carpintero. Ud. me dirá, ¿en qué la diferencia?. Por ahora en nada. Tipo de bigotitos de época, afable y buen porte, bueno, se podría sumar laburante, y paremos de contar. Ojo, por ahora, tan solo por ahora, no se impaciente. Tilín, el hijo del fulano, hacedor de barriletes, ¿recuerda las famosas ‘bombas’?, con el tiempo le agregó un entretenimiento más agresivo: empezó a tirar guantes. No me diga que no oyó hablar del Neptunia, Castro entre Salcedo y Las Casas, si allí se codeaba con el Titi. Claro el peso de éste lo sobrepasaba, simplemente fileteaban dos guapos. El Titi, que luego por razones promocionales, se hizo llamar Ringo, junto con Tilín supieron sacar pecho por el GON, en sus choques con los del Oeste de José M.Moreno y J.B.Alberdi. Vea que no es una ONG, sí la fusión de tres clubes, el mencionado Neptunia, el Garay, morador en la intersección de dicha avenida con la calle Castro y el Odeón, de Pavón y la bendita Castro. Sepa, que siendo los dos primeros inquilinos y el tercero propietario del inmueble. ¿Qué les parece si nos juntamos? No competimos, mire que había pica, y tiramos unidos para adelante. De hecho el GON (Garay-Odeón-Neptunia), persiste orgulloso sobre la calle de la batalla de la comprensible traición.
De paso, en vida del Garay, en su cuadra, moraban los hermanos Julio y Alfredo Navarrine, que, nacidos en los pagos del Gran Jauretche, Lincoln (Pcia.,de Bs.As), recalaron en Boedo de por vida.
Eh, viejo, empezó con el carpintero, continuó con el Tilín y el Titi, luego con los fusionados en el GON y ahora me sale con estos tipos. ¿A qué viene?
Espere, que ya llega.
Para hacerla más lunga, me mando con otros actores. Leo Varela, vivía enfrente de la carpintería don Alberto, ah no le había deschavado el nombre. Como todo pibe de Castro no escapó al aprendizaje de piano con doña Elsa. Don Alfonso, lo marcaba y Varelita estudiaba, rendía exámenes en el conservatorio Santa Cecila, pero también se mandaba algunos tanguitos. Un día de esos que no se empardan, el Leo, meta y ponga. Se cruza don Alberto; “sabés A La Luz del Candil”, decile a la profe que te lo enseñe. El pibe, obediente. Mamá Cata, se manda a la librería Castagno en pleno Boedo, a comprar la pieza. Al mes la melodía ya era suya, no sería Marianito, pero se la rebuscaba, por lo menos se entendía lo que interpretaba. Cada tanto, don Alberto en la ventana; “pibe tocala”. Parecían el yanqui y el grone en Casablanca.
Sepa que el carpintero, vivía en un PH consorcista de los Navarrine. A Julio se le había dado por componer, en cantidad y calidad. ¿A ver si recuerda? Su canción distintiva fue “A La Luz del Candil”, si esa que le pedía que interprete insistentemente al Leo.
¿Se arma el rompecabezas? Todavía falta, es lógico que pregunte, ¿y el carpintero que pito tocaba? Si repasamos la letra de la canción favorita:

“..Yo he sido un criollo bueno,
me llamo Alberto Arenas; ..”

don Julio, no tuvo mejor ocurrencia que ponerle al protagonista principal de su obra el nombre de su vecino:
Don Alberto, el carpintero, orgulloso no solo por su aparición artística, sino que también lo estaría por ser parte de esta, que involucró a varios protagonistas del Barrio Boedo, llámese Navarrine, Julio, Tilín, Titi Bonavena, mamá Elsa, la profe de música de Castro del 43’ al 2003’ (¡ qué tal !), don Alfonso y doña Cata. Los restantes, son los únicos que me constan que están vivos; Leonardo, hombre ya mayor y el GON, que parece no envejecer. Ah, y mi querido Boedo, que está vivito y coleando, que supo estar iluminado por la Luz de un Candil.

retroceder  avanzar 

       Buscar en barriada.com.ar y en  
buscador Google




Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
 
Palermo Mío

La Floresta

Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas