www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Mensajes y opiniones de los vecinos sobre el barrio de Boedo

volver a la página del barrio


escríbanospóngase en contacto

retroceder

- 05/09/2006 Ricardo Lopa: La de Constitución y el año de los paraísos perdidos

Estimada Mónica:

Tratando de ser lo más objetivo posible, relaté parte de las vivencias en mi 'escuelita' primaria de Boedo, de la cual hoy soy docente en la 'secundaria'.

Atte., te saluda Ricardo Lopa


La de Constitución y el año de los paraísos perdidos

Le cuento que el profe Ricardo, supo ser una vez Ricardito, y como integrante de la familia boedense no podía escapar de la primaria en la Escuela de Constitución, entonces Intendente Alvear. Al pibe le laburaba el bocho; “voy a ir al colegio donde fueron todos los muchachos grandes, que orgullo”.

De la mano de mamá Elsa, y previo jopo engominado, obra de arte de la abuela China, hace su aparición en el turno tarde, en aquel glorioso año del Libertador General San Martín. Se lo ve bajando las escaleras enfrascado en el delantal que hacía de guiaba de tan duro que estaba. Testigo mudo es la foto familiar que por ahí debe andar, que uno no se anima a desempolvar, será; ¿de puro nostálgico? ó para que no deschave la falta de un par de molares. Aseguro que la ausencia de los masticables inflacionariamente fue en aumento; con la diferencia que ahora no se nota, bueno eso creo. ¿por qué el recuerdo de la salida y no la entrada al colegio? ¿Será el alivio lógico de la tensión del primer día ó que como a todos los pibes les gusta más salir que entrar?. Aconsejo, para acertar, hay que jugarle sin miedo a lo último.

¿Quizás no cuente nada en especial que no difiera de otro cualquier inicio de clases de un pibe de seis años?. Nada distinto por aquel tiempo, pero hay que recordar que efectivamente era el primer día que pasaba unas horas fuera del hogar, pues minga jardín de infantes ó las famosas salitas de la actualidad. Además hijo y nieto único. Si hasta contrataron a un tipo con pinta de profesional para que sellara el acontecimiento; ¡nene!, ya te empezaba a pesar la mochila.

Tercer grado, Ricardito porta la nacional, arrebatándole el derecho consuetudinario a los de sexto. ¡qué tal! Era tan chiquito que en el primer intento de ensartarla en el apoyo de la banda casi sucumbe, ¿será por la Brancato que recargaba el elevado peinado de moda? o seguramente por ser la nuestra la de más peso. ¡Qué orgullo! Juro por Dios nuestro Señor que en lo posible hago lo imposible por lo nacional, pero a veces me siento contramano en mi patria y hasta en mi barrio. ¿Cómo, sos tangero? Y que corno querés si nací y vivo en el Boedo de Homero, Julián, Cátulo, entre otros muchos, que no es poco. Pobre Homero, el que eligió escribir letras para los hombres en vez de ser un hombre de letras, si se viera encapsulado en una esquina. Pero en realidad la culpa no la tiene la esquina, que encima lo rescata, sino los hombres para los cuales escribió que no lo leen, ni se preocupan por saber que el tipo que los eligió para escribirles era algo más que una esquina.
¡Hay la bandera!. Confieso que doña Elsa, de vez en cuando, una atención le enviaba a la maestra, pero doy palabra de honor, que el nene a pesar de su corta edad, se negó en todas las ocasiones de arrimarle personalmente el obsequio, no quita que llegara a destino por vía materna.

Grado va grado viene llegó el quinto, con Torraza, el primer maestro varón.
Año jodido, como quien dice. Primero una gran decepción, no todas son flores. Había clase de canto grupal. La profesora de música en uno de esos días cantando la Zamba de Vargas, “vení Ricardito”, primero el jopo rabioso y luego el nene sacando pecho, ”esta es la mía”, “Si señorita”, “mirá , vos serás muy buen alumno pero en mi clase tan solo mové los labios hacé que cantás pero no emitas sonido, te libero. ¿qué habrá pasado en la mente de un pibe de 11 años, seguramente desentonaba, un rrope como quien dice?; la cuestión que Ricardito tuvo la voz prohibida al igual que el pobre Felipe, que cayó en el Pozo del que nunca pudo salir.
No pierdo el optimismo, que algún día de esos, me sorprendan en el cole, violando la orden de la de música, cantando la Zamba de Vargas, pero, con los retoques que le debe dar la otra historia a los blancos bigotes del caudillo. Supongo que la señorita me estará fichando desde el cielo y comprenderá.

¡Año complicado!. Era un día de esos que no se empardan, prueba de lengua. Ricardito meta y ponga, nervios, baño, responsabilidad, colegio, pizarrón, tema a la vista. Cuando apareció, tipo mediodía, la salvación para los pibes y la muerte para muchos. Estruendos en la calle, (“festejos no puede ser, pues lo único que le faltaría al pobre Belgrano, que encima que quedó estacado en la Bandera, tiremos anticipadamente cuetes por el aniversario de su fallecimiento”) movimientos en el colegio. De repente el jovato, pucha si era la primera vez que aparecía y trajeado el hombre. ¡pasará algo en casa!. El temor individual se fue disipando al aparecer familiares de compañeros, y pasó a ser colectivo. El retiro fue masivo. Ya en la calle los confites continuaban con mayor intensidad en aquel fatídico mediodía del 16 de junio de 1955. El rumor fue corriendo de boca en boca, era la aviación naval, junto con algunos prestigiosos civiles, que según se comentaba tratando de matar al presidente, bombardeaba y ametrallaba al pueblo indefenso; o su verdadero objetivo, según decían algunos mayores más serenos, era darle un escarmiento a la masa popular último sustento del poder político, ¿vaya uno a saber?. La realidad fue que quedó un reguero de sangre argentina, que es la única verdad.
¿Qué hizo Ricardito?. Que puede pensar y hacer un pibe de 11 años. Primero abrir lo más grande posible los ojos y observar extasiado el espectáculo que lo circunda. Como pretendiéndose alejar de la plata de la avenida, aliado a la constitución que le enseñaron a respetar, dejando atrás a los orientales y a Quintino el brasileño, aparece Castro como escala previa a don Mariano, la encara, siempre con la mano apretada de papá Antonio. Se dibujan en la mente recargada, infinidad de camionetas de una empresa de productos lácteos de la época que se apropian de la calle, desplazando ese día aciago el monopolio de la Nena, si la yegua de Carlitos el lechero que lo acompañaba en la recorrida de los clientes vecinos tan solo por un simple silbo. Está de más aclarar que nuestro lechero iba a pie y la pobre Nena le hacía el aguante a su manera, llevándole la carga abastecedora de recambio. No me diga ¿qué de chico no le gustó ser lechero?.
La presencia de vehículos se justificaba pues el edificio del sindicato de los lecheros se encontraba un poco más allá de la mitad de cuadra, tirando Justo para la liminar Pavón de la doblez . Al rato nomás, se le agregan, unos cuantos camiones repletos de hombres con palos y banderas argentinas, vitoreando al presidente. Por ahí se escucha, “van a La Plaza a defender a Pocho”, “están locos, palos contra bombas y metralla”.
Con el alboroto de los acontecimientos junianos, los viejos en un momento dado perdieron a Ricardito que para no desentonar también hizo travesuras, claro, menos atroces. En la confusión aparece en la casa vecina de su amiguito Coqui que abarcaba toda la esquina juntándose con nuestra Tarija. Inmensa; pero lo más preciado era LA TERRAZA, no cualquiera la tenía, que va a hacer son lujos que se daban los porteños del 50’, tener un lugar bien alto para contemplar más cerca nuestro cielo. Para la ocasión el nene fue testigo de lo que nunca hubiera querido ver; innumerables aviones que se lanzaban en picada sobre el centro de la Ciudad de Buenos Aires, bombardeando una y otra vez. La réplica se hizo esperar un poco, pero llegó y llenó de fuego el panorama; eran bolas que iluminaban la tarde oscura como queriendo que los habitantes vieran como se mataban entre argentinos. Mientras se pudo, y lo fue por largo rato, presenció como por su cabeza boedense usaban el barrio para efectuar el radio de giro los revolucionarios para volver a atacar. Mientras se pudo, porque tipo media hora apareció mamá Elsa al rescate. Descifrar su expresión al día de hoy es un enigma, mezcla de alegría por el hallazgo y de azorada porque no podía creer que su Ricardito se le hubiera piantado provocándole la angustia que solo ella sería capaz de experimentar. La vieja era tan piola, que hasta me dejó el tiempo necesario para que fuese testigo calificado del horror de aquel día aciago de junio del 55’.

¿Cómo siguió la cosa?, escuchar, escuchar; a los viejos, la radio en su apogeo. “Se rajaron a Montevideo”. Pucha empezaron a brotar dudas, preguntas; ¿esto no es la ficción de las películas yanquis de moda? Era la cruda realidad. Muertos en serio. La cosa venía fulería. “uno se amasijó” evidentemente no era el muchachito, que minga va a morir. ¿Tomó consciencia?. El pibe no alcanzaba a comprender ¿por qué eran recibidos como héroes en la vecina orilla? ¿daba para tanto la cosa? ¿el odio, justifica lo injustificable?

Fracasada la revoluta, el invierno del 55’ llegó sin muchas ganas, llevaba demasiadas muertes de argentinos a cuesta, hubo que pasarlo, el frío se hizo sentir con mayor intensidad que otros años, hasta le diría que con algo de nieve en julio, parecía que la huesuda lo acompañaba en el duro trajinar en busca de las flores de primavera.
Acercándonos a la nueva estación, se conmociona nuevamente el barrio ¡renunció el presidente! La recidiva del desfile en apoyatura del líder. La cuadra lechera cambia los palos de junio, por bandera y bombos en apoyo a su hombre. La tragedia toma otra cara, se nota en los rostros de esos hombres el fervor ingenuo del amor sin condiciones, a pesar de las imputaciones de maniobra política del hecho en que se involucran.
El agosto 31 de la renuncia y del cinco por uno ya es pasado, mientras a Ricardito se le pronuncian sus vellos juveniles, la primavera es reacia a imitarlo y decir presente. En sus proximidades, la sensacionalista radio Colonia anuncia un nuevo foco revolucionario tantas veces amagado y esta vez no desmentido; Córdoba. Esa noche del 16 de setiembre, la novedad; reflectores sobre el cielo boedense que si bien decían que buscaban aviones que nunca aparecieron, para los pibes del barrio era un chiche nuevo, descubrir estrellas que jamás hubieran podido reconocer sino por culpa de la incipiente revolución. ¡para algo sirvieron!. Otra vez la sensación horrible e imborrable del bombardeo y la metralla. ¿será posible?. Noches frías, heladas por lo temerosas, ¡recuerde viejo que el que bombardea y metralla una vez! . La amenaza de los buques de la armada sublevada era cierta, los pibes del barrio nos preguntábamos ¿llegarán los refucilos hasta Boedo? ¿se dice que tienen alcance hasta Liniers? ¡Será verdad!. ¿nos visitará otra vez la parca? El presidente no les dio ocasión de probarlo, renunció y se tomó el piro al Paraguay. Para muestra vale un botón.
Ese año, los porteños no abrimos la ventanas a la vida. La primavera no pasó por Boedo, los árboles angustiosamente recién brotaron tenuemente llegando el verano, el odio impidió el normal crecimiento. Fue el año de los paraísos perdidos.

Ricardo, sube como unos muchos cuantos años atrás las escaleras del ahora el secundario Comercial 22, y le confieso, gracias a Dios, sin dificultad. Me están esperando mis alumnos a los que todos los años, indefectiblemente, les cuento la experiencia primaria del 55’, en realidad dudo si el relato es para ellos o para mí. Bueno que más da, es indudable que aquel fatídico año se archivó en la mente de Ricardito y cada tanto reaparece como un virus imposible de borrar.

Boedo, año lectivo de 2006

- 02/08/2006 Ricardo Lopa AL GASÓMETRO DE MIS RECUERDOS

Sábado, audición, preocupación extra-escolar mañana jugábamos en el Gasómetro, parada difícil, como quien dice.

Setiembre ventoso, noche nublada ¿lloverá? Quería ir a jugármela, porque yo también me creía parte del asunto. Sabe, cuando se es niño uno se la cree.
El viernes por la noche, Cacho, el inolvidable, anunciaba la formación del equipo, previa verba florida de Julián.

En las finales del morfi dominguero timbre, es Coco el vecino apurándonos para ir a la cancha. En realidad yo estaba presto desde el viernes pos Cacho, vea como concentrado a la par de los jugadores, abrigadito para no resfriarme, no ir a la casa de ningún amiguito cuestión de no trasnochar, pero el viejo Antonio estaba en otra, era medio lenteja, será que le llegaba menos o ya no se la creía, me inclino por lo último “nene no te hagas malasangre, no ves que el fútbol es un negocio que lucran unos pocos con el sentimiento de muchos”. No obstante persistía.

Por fin saldamos la morosidad partimos, mano apretada del papi, como queriéndome decir, vamos compartamos la fiesta. Como cada quince días, ah me imagino que sabe que el domingo además del día del Señor era el del Fútbol, Castro, Pavón, Mármol, Garay, Muñiz y ahí estaba con entrada y gimnasio nuevo a partir del ’50, año del Libertador General San Martín.

Socios, inclusive Ricardito. Para asegurarme me colocó en la platea baja oficial de los pibes. Se ve que el viejo no manyaba los códigos futboleros En realidad comenzó a frecuentar el Gasómetro, cuando casorio de por medio, ancló orgullosamente en Boedo, barrio proletario y culto por ese entonces, y cuando el pibe le dio la excusa de mandarse. Pero al pobre papi le habían ganado de mano, copado la parada, el nene ya profesaba otros colores, pero nobleza obliga, se la bancó intentando una leve contraofensiva, yo también aguanté, no me costó mucho.

Penal, el payo, gol, grito con el alma. Cuando deposito los pies en la tierra, tres o cuatro pebetes de mi edad, me insultan e intentan algo más. Nunca fui guapo, pero como le dije, me la banqué y no pasó a mayores ¿y si hacemos otros qué hago, me controlaré?, lamentablemente no tuve ocasión de verificarlo.

En el entretiempo aparece don Antonio “¿nene estás cómodo ó querés venir conmigo a la tribuna?. Ocasión para rajar dignamente “mejor voy con vos”. Por supuesto, perdimos 3 a 1.

Fue mi primera experiencia futbolera clásica. En mi se daban sentimientos encontrados, me gustaba frecuentar diariamente el Gasómetro y sus instalaciones adyacentes, quizás me había encariñado sin darme cuenta y por eso estoy escribiendo estas líneas, pero quería ganarle a toda costa cuando jugaba contra mi equipo, cosas de la vida.

El Gasómetro no era solo fútbol, como le dije. Cumplimentando mis obligaciones primarias en el Intendente Alvear y la leche de la tarde; mirada cómplice con papi; “vamos nene”

Inclán mirando al sur, previo paso por dos planchones uno a la derecha y otro a la izquierda, la cancha de bochas donde los viejos se sacaban chispas, era la antesala del gimnasio donde el General San Martín, previa ayuda del Sargento Cabral, acompañado de Parizzia y Vasino, hacían de las suyas. Viernes por la noche Básquet, ¡qué equipo!
Pasillo de los trofeos en busca de la pileta olímpica, hasta tribuna tenía, me parecía inmensa. Previa recorrida por el Tiro, Bowling, Gimnasio y el gran Galtieri, anclaba, irremediablemente con un pan francés de cocido y queso sobrenatural, en las canchas de Pelota a Paleta, el viejo me lo daba de a trozos para que durara más. Nunca disfruté tanto los sándwichs, hechos al toque en la confitería de los billares bajo la platea oficial.

Saliendo de la confitería como quien va al oeste, me topaba con las canchitas de fútbol bajo la tribuna de Av. La Plata, donde, en un día que me salían todas, el Toto me pidió el documento para una prueba. Los viejos; ¡el documento!, negativo. Las vueltas de la vida.
A la derecha el salón de Ajedrez, sabe, Ricardito se la rebuscaba. De acostumbrarme a ganar y para no perder dejé de jugar, de competitivo a cobarde el tramo no es muy extenso. ¡Qué error!

Nuevo playón, hockey en patines donde se me inflaba el pecho orgulloso, pues siempre mandábamos nosotros, lástima que nadie le daba bolilla.
Continuando, ya en el límite con la Avenida, extasiado observaba algo que diariamente me llamaba la atención y aun hoy no deja de sorprenderme: una cancha de Básquet, pero de polvo de ladrillo. ‘Nene ese es Capeci’, después comprendí quien era: precursor de campeones,

Ya en mi adolescencia, me mandé solo; intenté el Tenis del querido manquito Inclán al este. El jugar, con el gordo Donato, era tan solo una excusa para morfar. Con el afable pertuso hice que practicaba Básquet. Al día de hoy no pude averiguar si le decían o se llamaba de esa manera.

Culminé mi campaña deportiva en el Gasómetro allá por el ’66. Con los muchachos del barrio participamos en un campeonato de Papi Fútbol, deportivamente nuestra actuación fue desastrosa, pero ganamos en otro aspecto. Fuimos lo protomalvineros, nuestro equipo se llamaba Malvinas Argentinas y en el corazón ostentábamos con orgullo su dibujo con los colores nacionales. Ricardito tuvo el honor de proponer el nombre, tratando de interpretar el deseo de todos los argentinos.

Con el tiempo fui cobrando vuelo, acompañaba al viejo un tiempo; en el segundo si mi equipo jugaba en Capital, me mandaba a verlo. Una tarde bondi 4 de por medio, Liniers, che abran la puerta, porque ganamos uno a cero se hacen los estrechos. La vuelta fue penosa, la puerta la abrieron para ver dos goles del rival. Le dije que siempre me la banqué y continúo.

Quiero agradecerle al mítico Gasómetro, circunstancias que la vida me ha hecho valorar ya de grande, no la milonga de carnaval, que no difería de cualquier otra, sino las grandes orquestas típicas que puede ver trepado en la platea mayor: Pugliese, D’Arienzo, Di Sarli, Pontier, Varela, Mores y los respectivos cantores de jerarquía, vea viejo eso si que no se emparda.

Hay circunstancias que son insoslayables, sucedieron y punto, ahí están en el prontuario de la vida, quiéralo o no; viejo Gasómetro sos parte de la mía, y no me arrepiento fui feliz.

Vea no quiero pecar de demagogo, ni pretendo quedar bien con el presunto rival, a los sesenta no tengo ambiciones, las flores no son para un muerto sino para algo que está vivo en mi corazón rojo con una hache dibujada.

Soy quemero hasta el tuétano, amo al Globo más de lo que se imagina, le confieso: uno de los placeres más grandes de mi vida es cuando les ganamos a los cuervos, pero viejo gasómetro como te extraño.

Boedo, recuerdo escrito el 2 de diciembre de 2004.

Ricardito

- 12/10/2005 Alberto F. Graziano

Nací el 20/10/49 en av. Boedo y Tarija, muchos son los recuerdos de chico, no quiero aburrir con mis anécdotas pero voy a tratar de se breve (aunque no lo creo ni yo).

Bueno, a los recuerdos:

Era muy chico y recuerdo el negocio de mis padres que habían heredado de mi abuela (Bazar de Harenne, que luego fue Bazar y Juguetería Graziano o más conocido como Don Antonio)

Como olvidar cuando por Tarija desde Castro hacia V. Liniers pasaba el lechero con su vaca y ternero; el que pasaba vendiendo pavos y gallinas; y el lechero el famoso Vasquito que pasaba con su carro tirado por un caballo cansino, vendiendo leche en los tarros que uno siempre quiso tener. Como olvidar al Flaco Juan Carlos García muy jovencito en esa época, (actualmente actor-animador) cuando trabajaba en Tousssonian y yo lo cargaba cuando perdía River.

Para los fines de año con mis primos Tichen-Cacho y otros amigos Guillermo-Pitín-Ernesto-Roberto colocábamos chapitas con pólvora en la vías del tranvía, que venia por Boedo desde Constitución hacia Tarija y como venía desde la barranca a cierta velocidad y no podía parar era un estallido constante.

Ah, las fogatas de San Pedro y San Pablo, con los chicos que jugábamos a la pelota en Gerli (Tarija entre Colombres y Castro Barros) hicimos una fogata que no nos dejaban prender de lo alta y ancha que era, por miedo que se prendieran los cables de luz, hasta habían mandado un policía para controlarnos y evitar que la encendiéramos, pero quien iba a parar a esos chicos que tenían la alegría de demostrar que era la mejor fogata del barrio, y mientras el "cana" iba para un lado le tirábamos kerosene por otro y de repente ahí nomás la prendimos, no solamente nosotros sino todos los vecinos que estaban aplaudíamos y gritábamos por el logro. Terminó la fiesta cuando ya todo era brasas, con los famosos choripanes, y papas en las cenizas.

Considero que Boedo es un gran Barrio, y lo que voy a contar es con todo respeto a los hinchas y vecinos, y comprendan que si escribo es por que soy parte de Boedo y lo tengo en mi corazón, pero... Era la época donde la sangre hervía en los jóvenes y junto con otros 10 ó 15 hinchas (entre ellos Enrique, Ronco...) en Cochabamba y Boedo cerca de Capusta, en la vereda de Robercó, enfrente de Savoia, (y más y más recuerdos) nos juntábamos en un camión para ir a ver a Boca, con banderas, bombos y paraguas. A pesar de ser simpatizantes de otro club (CABJ) nos respetaban, pasaban y esbozaban una sonrisa o alguna que otra cargada que iba y venía de los vecinos. Pero siempre con respeto.

El Manto Sagrado en Technicolor, era "la película" que fuimos a ver al Los Andes con mis padres y mi hermana, también el Halcón y la Flecha y tantas otras, pero no terminaba ahí, cuando salíamos del cine pasábamos porSol Di Napoli, (que pizza señor !!) y luego... nos cruzábamos y terminábamos comiendo ese helado interminable de Savoia. Atentamente Alberto


- 13/03/2005: Alberto F. Graziano:

Hola !!! Me alegro de encontrar una persona que se ocupe de los Barrios y si es de Boedo, mejor. Nací en Boedo, aunque mi corazón esta en la Boca (soy hincha de glorioso Boca Jrs) , esto no quita mi simpatía por San Lorenzo, ya que de chico iba al viejo Gasómetro a nadar, patinar, y ver partidos con amigos del Barrio. Anécdotas, bastantes, si te interesa puedo enviar algunas. Te felicito por la inquietud de mantener vivo el barrio, los barros.


- 03/03/2005: Mario Repiso: La Pizzería SAN LORENZO

Nací y me crié en Boedo. Aunque vivo en otro barrio hoy, siempre vuelvo. Por más que busque y busque, me sorprende que nadie hable de un lugar fundamental en la historia del Barrio. Quizá mi motivo sea muy personal, pero resulta que cuando tenía diez años -en 1974- mi tío me llevó a trabajar con él a la Pizzería San Lorenzo, que estaba en Boedo 745, al lado del Dante. Pasé ahí los mejores momentos de mi infancia y lo hice trabajando durante casi cinco años. Para los que no recuerdan, la pizzería había sido inicialmente de un tal Don Tranquilo...., que en la década del 50 se la vendió a Don Luís Iannone, con quien trabajé. En 1978 el negocio pasó a las manos de los españoles Pis, Testa y Cia que en poco tiempo la hicieron desaparecer. Tengo mucho datos sobre el barrio en mi cabeza, innumerables. Y puedo describir detalles edilicios, costumbres tanto de la pizzería como de las dos escuelas a las que asistí, la Patricias Argentinas y la Martina S. de Gurruchaga. Tengan en cuenta que nací en 1964, era otra Bs. As. y Boedo era otro aunque mantiene su encanto. Si quieren hacer contacto conmigo escríbanme. Y si tienen fotos del lugar que les cuento, voy a estar muy agradecido. jjrepiso@yahoo.com.ar


- 23/02/2005: Mario Lazzarin: recuerdos del barrio: EL CINE LOS ANDES

Otro recuerdo grato del barrio era el CINE LOS ANDES que se encontraba en la avenida Boedo al 700. lamentablemente también desapareció y hoy en día es un supermercado. Saludos.


- 16/02/2005: Mario Lazzarin: EL CORSO
Recuerdo de este barrio los grandes corsos que se hacían en carnaval, eran realmente algo impresionante. Todo el barrio salía a la calle y se iban al corso. Después de aquellos corsos nunca mas pude ver algo igual. Los corsos se hacían en la Avenida Boedo, la cual permanecía cortada desde Avenida Independencia hasta Avenida San Juan. Eran realmente toda una gran alegría . Saludos. 


- 12/10/2004: Matilde Arias
"
Creo dentro de la historia del barrio, se olvidan de la confitería “El Trianón” que era especialista en sándwich de pavita, o lo que significó la “Pizzeria La Flor” con sus empanadas y “El Sol de Nápoles”. La cortada de San Ignacio tenía un club muy importante que todavía está, el “Club Baleares” y, en esa cortada, funcionó una de las peñas mas importantes de los anarquistas. También olvidan los corsos y los desfiles de carrozas del día de la primavera. Más alejada de San Juan y Boedo estaba la cortada de Danel donde los veinticinco de Mayo había fiesta durante todo el día, y en la plaza Martín Fierro se pasaba cine los sábados a partir de las 19 hs. Como así también de montones de negocios que hicieron a la historia del barrio (el almacén de los hermanos Corujoen la esquina de Liniers y San Juan, dos fábricas de plásticos Baltasar,y el depósito de la famosa Bidú cola, después de la Crush). Y si les pregunto quién fue el ultimo director del Florencio Sánchez que murió en julio de 1991... ¿lo saben? Bueno investiguen un poquito más, yo nací en ese barrio y lo quiero mucho. "

retroceder 

 
 
 

Palermo Mío

La Floresta

Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas